BloodRayne: the Third Reich (2010)

BloodRayne: The Third Reich

Sinopsis

Rayne (Natassia Malthe) se verá forzada a luchar contra los nazis en la Europa de la II Guerra Mundial, encontrándose cara a cara con Ekart Brand (Michael Paré), un líder nazi que intentará inyectarle a Hitler la sangre de Rayne. De esta forma, convertiría a su líder en un Dhampir, es decir, un inmortal, mitad vampiro mitad humano. Tercera y última película de la saga "Bloodrayne", basada en una serie de videojuegos homónima.

DATOS DE LA PELÍCULA

Datos

  • Título original

    BloodRayne: The Third Reich

  • Lenguaje original

    Inglés

  • Duración

    1h 19m

  • Presupuesto

    $10.000.000,00

  • Ingresos

    -

  • Web oficial

    -

  • Estreno

    05/11/2010

Géneros

  • Acción
  • Aventura
  • Fantasía
  • Terror

EQUIPO Y REPARTO

Equipo destacado

  • Wolfgang Herold

    Productor Ejecutivo

  • Michael Nachoff

    Historia Original

  • Uwe Boll

    Director

Reparto

  • Natassia Malthe

    Natassia Malthe

    Rayne

  • Natalia Guslistaya

    Natalia Guslistaya

    Sniper Natalia

  • Clint Howard

    Clint Howard

    Doctor Mangler

  • Dusan Bucan

    Dusan Bucan

    German Soldier

  • Michael Paré

    Michael Paré

    Commandant Ekart Brand

  • Brendan Fletcher

    Brendan Fletcher

    Nathaniel Gregor

Cargar todos

Críticas

Daniel Quesada

30

Hobby

Meter a nazis y vampiros en una misma película no suena descabellado. Se dice que Hitler estaba obsesionado por las artes oscuras y todo lo sobrenatural, ya que eso podría darle la ventaja definitiva en la guerra. La ficción siempre ha jugado con esa idea: desde el Arca de la Alianza de Indiana Jones hasta los supersoldados de la saga Wolfenstein, el ejército de la esvástica no ha parado de buscar los secretos más oscuros de nuestro mundo. El primer juego de BloodRayne se ambientaba en esa misma época. La vertiente cinematográfica ha necesitado tres entregas para alcanzar ese terrible etapa de nuestra historia. Pero al fin, Rayne ha llegado a ...

Lo mejor

El "momento Hitler": es tan cutre que resulta genial.

Lo peor

Que nos promete algo muy divertido que nunca llega. Es doblemente decepcionante.

Comentarios

Conversación (0)