Tarde para la ira (2016)

Tarde para la ira (2016) - Cartel

Sinopsis

Tarde para la ira es una película española estrenada en cines el 9 de septiembre de 2016. Dirigida y escrita por por Raúl Arévalo, Tarde para la ira es el debut como director del actor, conocido por papeles en otras producciones como Los amantes pasajeros, Los girasoles ciegos o Las ovejas no pierden en tren. Tarde para la ira cuenta en su reparto con Antonio de la Torre (La isla mínima, La gran familia española), Luis Callejo (Kiki, el amor se hace), Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jímenez y Font García.

 

Tarde para la ira arranca su trama en Madrid en el año 2007. Por aquel entonces, Curro ingresa en prisión tras participar en el atraco de una joyería. Ocho años después, sale de prisión con ganas de emprender una nueva vida junto a su novia Ana y su hijo, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido: José, que le llevará a emprender un extraño viaje donde juntos se enfrentarán a fantasmas del pasado y se hundirán en el abismo de la venganza. 

DATOS DE LA PELÍCULA

Datos

  • Título original

    -

  • Lenguaje original

    -

  • Duración

    -

  • Presupuesto

    -

  • Ingresos

    -

  • Web oficial

    -

  • Estreno

    -

Críticas

Raquel Hernández Luján

90

Hobby

Raúl Arévalo realiza el debut cinematográfico más impresionante de lo que llevamos de año firmando asimismo el libreto de la película Tarde para la ira junto al también primerizo David Pulido. La historia nos presenta lo que parece ser un triángulo amoroso: Curro está en prisión tras aceptar cargar con la culpa del atraco a una joyería. Ocho años después sale de prisión con ganas de emprender una nueva vida junto a su novia Ana y su hijo, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido: José, que parece haber llenado su hueco y le llevará a emprender un extraño ...

Lo mejor

La brutalidad del guión, la crudeza de la foto y la calidad de las interpretaciones, sobre todo la de Manolo Solo: más que brillante, sideral.

Lo peor

Tiene pocas fisuras más allá de alguna licencia clásica del género y la evidente precariedad presupuestaria de la que nace.

Comentarios

Conversación (0)