Dead Space 2 - Capítulo 5 – Gravedad cero

- Nodos de energía: 2

- Diagramas: sierra trituradora, botiquín mediano, munición lineal, detonador.

Seguimos dentro de las entrañas de la gigantesca iglesia, aunque parezca mentira. Y sí, de esos tubos criogénicos que te rodean en la secuencia de salas heladas, esconden lo que tú crees que esconden.

Tras superar casi 4 de ellas iguales, acabarás llegando a una enorme sala circular con dos niveles. Parece que tu salida está varias decenas de metros por encima de tu cabeza, así que te tocará averiguar cómo llegar hasta ella. Baja hasta el nivel inferior usando el pequeño elevador y observa lo que te rodea (y coge el diagrama de la Sierra Trituradora). El núcleo de energía que hay en el centro es el responsable que el sistema de gravedad cero funcione.

Para repararlo, deberás paralizar los 3 anillos que giran a su alrededor. Ve hasta el panel de mandos que hay tras ellos, coge el nodo que hay sobre él, y actívalo para ver como bajan del techo 6 brazos metálicos, aunque de momento sólo dos de ellos pueden ser por el momento manipulados con la cinética (como bien señala el símbolo azul de su superficie).

Tú cometido es, usando la mencionada cinética, accionar sendos brazos para que paralicen el girar de uno de los anillos. Para ello, antes deberás usar una carga de estabilización en ellos, ralentizando así su giro y dándote tiempo a accionar las dos placas.

El orden importa, pero es aleatorio, por lo que si ves que no detienes el giro a la primera, prueba a accionar los brazos en el sentido contrario. A tu alrededor hay varias estaciones de carga para el módulo de estabilización, así que no te preocupes. Una vez lo consigas,

la gravedad desaparecerá y podrás flotar hacia tu salida en lo más alto de la cámara, usando de nuevo la estabilización en las enormes aspas que hay a medio camino. Una vez pases por el agujero del techo hasta el otro lado, desactiva la gravedad cero y coge un nuevo diagrama, de botiquín mediano esta vez.

De nuevo en los pasillos de la iglesia te toparás con un una nueva-vieja criatura. Coge el diagrama de munición lineal y prepárate porque lo que te espera en unos segundos es…movidito.

Una Iglesia un pelín oscura pero bastante espectacular ¿verdad?. Bueno, no te entretengas mirando al techo porque de él caerá una tremenda criatura del tamaño de un autobús, una variante más grande de una especie que ya conoces bien, un Gigante.

En esta desigual lucha tu única oportunidad es zafarte de su presa antes de que esa extraña lengua-brazo te atraviese de lado a lado.

Para ello tendrás que disparar contra el bulbo amarillo que hay en la zona media usando cualquier arma, aunque nosotros te recomendamos el fusil de impulsos por tener la cadencia de disparo más alta de todas. Tendrás que librarte de 3 ataques idénticos antes de lograr que salga huyendo no sé sabe dónde.

Eso sí, te dejará en compañía de una docena de Infantes. Tu mejor opción sigue siendo el fusil, de largo. Procura busca un  sitio donde pegar la espalda para que no te rodeen. Con todo despejado recoge todos los ítems que hay desperdigados, incluido el diagrama para el Detonador, y sube para seguir avanzando y hacerte con otro útil nodo de encima de la mesa de uno de los despachos.

Lástima que Daina no resulte ser lo que parecía, sino una loca más de atar de la iglesia de la Unitología. Por suerte, la nave que llevas viendo patrullar el exterior durante algunas horas te librará de ellos, aunque tú a su vez tendrás que buscar rápidamente una nueva zona donde no mueras asfixiado o ametrallado. Corre todo lo que puedas, esquivando las ráfagas, para ponerte a salvo…o no.

Otro bicharraco de tamaño XXL hace acto de presencia y te vapulea como si fueses un muñeco. Su punto débil es el brazo de color amarillento, así que dispara usando de nuevo el rifle de impulsos hasta que le vueles la mencionada extremidad.

Con ello lograrás que te suelte, pero sólo durante unos segundos. Cuando recuperes el control, date la vuelta, corre como alma que lleva el diablo y abre la compuerta que bloquea tu camino usando la cinética.

Tienes no más de 15 segundos, o la locomotora que hay a tu espalda te hará papilla. Pero la cosa no acaba ahí, ¿qué te parece seguir luchando el espacio profundo?.

Sí, no te entretengas mirando las estrellas y dispara contra los misiles que flotan a tu alrededor y que la nave atacante de tus enemigos ha soltado con el impacto del monstruo…¡¡¡Ufffff!!!.

Guía y trucos de Dead Space 2