Final Fantasy VIII - 20. Hacia la base de misiles

Ve con el coche hacia la base (viene perfectamente indicada en el mapa). Una vez allí verás que se han cambiado de ropa y van disfrazados de soldados ¡no los vayas a confundir!.

Entra en el edificio de la izquierda y salva en el punto que encontrarás frente a la puerta. Después examina el panel de control que hay junto a la puerta de la izquierda. Te encontrarás con un soldado que vigila la sala de control; elije la segunda opción para acercarte a él sin levantar sospechas. No todavía no podrás entrar en esta habitación así que no lo intentes. Avanza y baja por las escaleras. Encontrás otro punto para salvar y dos puertas. Entra por la primera puerta para extraer del punto la magia Lázaro + y hablar con los guardas. Sal y ve hacia un pequeño pasillo a la izquierda de las escaleras por las que has bajado y habla con otros dos guardas que encontrarás muy atareados. También encontrarás un punto de extracción con la magia Tiniebla. Te encargarán que vuelvas para decir a los de la sala de elevación que están ocupados. Vuelve de nuevo a hablar con los soldados de la sala de elevación y contesta la primera opción (que empiecen sin ellos). Como ellos tampoco pueden vuelve para comunicarselos a los otros dos soldados. Ellos encargarán el trabajo a Selphie. Ve ahora hacia la sala de control, extrae del punto la magia Hielo+ y acércate al panel de control. Elige la primera opción; después la segunda (aporrea el panel pulsando el botón “cuadrado” repetidamente). Al salir te encontrarás con los soldados de manteniemento que te habían mandado aquí. Responde con una escusa (“íbamos a llamaros”). Después Selphie les seguirá para obsequiarles con unas “cosquillitas detrás de la oreja”. Ahora ve de nuevo hacia la sala de elevación y elige la opción de seguir fingiendo. Entrarás para ayudar a mover las misiles. Al salir te ordenarán que verifiques las coordenadas en el panel de fuera. Sal pues y examina el panel de la derecha. Verifica el equipo, amplia el margen de error al máximo y guarda los cambios. Después salva la partida en el punto más cercano. Cuando hayas hecho todo, habla con el guarda de la escalera. Al subir y presentaros ante los soldados os descubrirán y tendréis que luchar.

..........................................................................................................

Subjefes: soldados

  • Vida: 689
  • Vulnerable: Veneno
  • Magias que se pueden extraer: Hielo, Mutis, Confu

Subjefe: comandante

  • Vida: 972
  • Vulnerable: Veneno
  • Magias que se pueden extraer: Electro, Confu, Freno, Espejo

Puedes atacarlos sin usar magias ni G.F, pero resultará un poco pesado. Por la vía más rápida, usando una ronda de G.F y todos fuera.

 ..........................................................................................................

Al acabar investiga todos los paneles de la habitación. Empieza por la izquierda, luego a la derecha, luego de frente y por último entra en la habitación del fondo. Encontrarás el sistema de autodestrucción. Te darán un tiempo a escoger. Pon el cronómetro en 20 minutos. Si pones más tiempo no se abrirá la puerta de la derecha y tendrás que dar toda la vuelta. Al salir deberás enfrentarte con un nuevo artefacto

.......................................................................................................... 

Jefe: BGH251F2

  • Vida: 6600
  • Invulnerable: Veneno
  • Vulnerable: Rayo, Agua, Piedra
  • Magias que se pueden extraer: Escudo, Coraza, Paro

Contando con que tienes poco tiempo será un poco difícil vencerle. Usa los G.F todo lo que puedas, sobre todo a Quetzal. Usa también las magias electro, petra y aqua. Tardarás un poco en empezar a romper el cacharro pero tendrás que tener paciencia. Cuando el robot esté destrozado deberás enfrentarte a dos soldados de Galbadia y a un comandante. Pero eso está chupado ¿no?

 ..........................................................................................................

Poco después rodea el sitio en el que te encuentras. Parece que todo está perdido para Selphie y compañía.

Lecturas recomendadas