Final Fantasy VIII - 45. Pon rumbo a Casa de Edea

En esta ocasión deberás llevar a Rinoa forzosamente. Al entrar en las ruinas del orfanato verás a Ángelo que se mete por un camino hasta ahora desconocido. Síguele y estáte atento a su conversación (es de lo más romántico). Después de ver cómo Zell os interrumpe en el momento más inoportuno, Edea te contará su historia. Puedes entrar en la casa más tarde para extraer del punto de magia y para hablar en la playa con Cid y con Edea.

Guía y trucos de Uncharted: el abismo de oro