Guía y trucos de Final Fantasy XV – Cómo conseguir todas las armas ancestrales

Final Fantasy XV Armass

Noctis es un personaje especial, y como tal es capaz de portar una serie de armas ancestrales de sus antepasados que le otorgan grandes ventajas en los combates. Conseguir todas las armas ancestrales en Final fantasy XV no es tarea sencilla, porque algunas están bien custodiadas o las podemos pasar por alto. La mayoría se encuentran dispersas en mausoleos que suelen estar tras la visita a una dura mazmorra.

Si bien algunas armas ancestrales se pueden conseguir con el transcurso habitual de la historia, otras son optativas pero conviene tenerlas para completar al 100% el juego. Con los siguientes trucos para Final Fantasy XV vas a saber la localización de las armas ancestrales, en qué capítulo las tienes a mano, y qué mejoras y habilidades trae a tu personaje al tenerlas equipadas. Eso sí, debes tener en cuenta que cada vez que atacas con un arma ancestral pierdes vitalidad, así que no abuses de ellas en Final Fantasy XV.

Cómo conseguir las armas ancestrales

Salomón (Espada): se consigue de manera natural en la aventura, en concreto en la Misión Legado (Capítulo 2). Al tenerla equipada consigue desencadenar Lux Impetus en dos golpes, siendo el primer golpe el más potente.

Final Fantasy XV

 

Deva (Lanza): también se consigue de manera normal en la Misión Los Reyes de Antaño (Capítulo 2). Con esta arma conseguirás ejercer golpes demoledores aunque con más lentitud de lo normal debido a su peso.

Final Fantasy XV

 

Bautista (Cetro): está en el Mausoleo Devoto. Está situado tras la mazmorra Soto del Malmalam, en la zona oeste del mapa. Esta arma se caracteriza por adoptar diferentes formas según el ataque.

Final Fantasy XV

Ragnar (Maza): dentro del Mausoleo del Bárbaro, en la mazmorra Fauces del Ravatogh en la zona oeste. Con esta arma causarás fracturas de manera muy fácil.

Final Fantasy XV

 

Janos (espada doble): se consigue en la misión Gruta tras la Cascada (Capítulo 3).  Dos espadas que funcionan como si fuera una ejerciendo Lux Impetus de varios golpes.

Final Fantasy XV

 

Iaksa (espada larga): la encuentras en la misión La Cuna del Mito (Capítulo 4), y otorga el estado de ‘Arrojo’ tras hacer un ataque combinado.

Final Fantasy XV

 

Galatea (escudo): situada en la mazmorra de la Dilecta que está al norte del Aparcamiento Vaguada del Secullam. Con este escudo mejoras recuperación de vida cada vez que te protejas.

Final Fantasy XV

Vaiu (Arco): en el Mausoleo Diestro, se accede en el área del descanso de Longwythe donde debes ir al oeste del aparcamiento Yacimiento de Balouve donde tienes una mazmorra del mismo nombre. Tras ella tienes el Mausoleo. Esta arma dispara fechas perforadoras e infringe un daño adicional.

Final Fantasy XV

 

Fukuryu (Daga de largo alcance): en el Mausoleo del Ausente, tras la mazmorra de Frondas de Myrl. Con esta arma dañas realmente fuerte tanto a corta como a larga distancia con Lux Impetus.

Final Fantasy XV

 

Goliat (Mandoble): en la Mazmorra Torre Costlemark, al vencer al jefazo recibes el arma que permite ejercer varios golpes con sólo un espadazo.

Final Fantasy XV

 

Beatrix (Katana): en la Misión de Lealtad Ciega (Capítulo 10). Habilita la posibilidad de desenvainar y atacar muy rápido.

 

Final Fantasy XV

Vajra (Lanza): en la misión Arrecia la Ventisca (Capítulo 12). Ayuda en la batalla gracias a sus imágenes de Noctis que perduran.

Final Fantasy XV

 

Caelum (Espada): en la Misión Asalto a Zagnautus (Capítulo 13). Da mucho poder al portador con la mejora de ‘Arrojo’.

Final Fantasy XV

Ahora ya no tendrás ninguna excusa para ser casi invencible al conseguir todas estas armas ancestrales con estros trucos para Final Fantasy XV.

Análisis a fondo de Final Fantasy XV, lo nuevo de Square-Enix

 

Lecturas recomendadas