Hearthstone - Cómo empezar a jugar

Hearthstone

Hearthstone es un juego de cartas para móviles que causa sensación en todo el mundo. Como todos estos juegos freemium, su complejidad va aumentando con el paso del tiempo, poniéndolo a veces difícil para los que empiezan a jugar ahora. Por eso hemos elaborado esta guía con los conceptos más básicos de Hearthstone.

Los juegos freemium están muy de moda, tanto en móviles como en PC. El modelo consiste en hacer que los jugadores se enganchen a ellos de tal forma que acaben pasando por caja para comprar objetos de pago. Para conseguirlo es necesario que el juego sea realmente bueno, y las compañías desarrolladoras parecen haber dado con la tecla. Una de las que va a la vanguardia es Blizzard, en particular con su juego estrella: Hearthstone.

Después de crear sagas de éxito mundial y atemporal como Diablo, Blizzard entra en esta nueva generación de videojuegos con los online multijugador. Overwatch ya le está dando muchos beneficios, aunque quizás no al nivel de Hearthstone. Cada día miles de jugadores aterrizan en él, sobre todo en dispositivos móviles. Se encuentran con un juego que a veces es demasiado complejo.

Para ayudar a entender cómo funciona Hearthstone hemos elaborado esta guía tutorial, en la que tratamos de explicar la mecánica de juego y algunas de las características que lo hacen único.

    Cómo se juega a Hearthstone

    Vayamos al grano. Ya has instalado el juego y ahora quieres saber cómo se juega exactamente, pero no tienes ni idea. Aquí va nuestra guía paso a paso sobre Hearthstone.

    Los principales modos de juego

    Hearthstone cuenta con seis modos de juego, aunque los principales son tres:

    • Modo Práctica - Consiste en jugar partidas contra la IA, mucho menos competitiva que un jugador humano. Es el modo recomendable para empezar a jugar a Hearthstone, al menos durante las primeras partidas.
    • Modo Jugar - Aquí te enfrentas a jugadores reales, humanos. Puedes elegir el Modo Normal o el que se divide por Rango. La diferencia es que en el segundo caso vas subiendo de rango a medida que consigues victorias, enfrentándote a jugadores de tu nivel. También obtienes más oro según encadenas victorias.
    • Modo Arena - El juego te muestra tres cartas al azar y debes elegir una. Así hasta completar tu baraja. Después te asigna un rival que sea igual de bueno que tú según su algoritmo. A partir de ahí, la suerte está echada. La partida se acaba a las doce victorias o tres derrotas, momento en el que recibes un premio en consonancia a tu rendimiento. Aquí puedes leer más sobre esta modalidad.

    Estas son las baterías externas de menos de 10€ mejor valoradas en Amazon España

    Cuál es tu objetivo en cada partida

    El objetivo en cualquier tipo de partida de es quitarle las treinta vidas a tu oponente. Cuando lo hayas conseguido, la partida habrá acabado con tu victoria. Para conseguirlo debes recurrir a las cartas que tienes en tu baraja, intentando a la vez que el rival no te debilite a ti.

    Cada jugador dispone de treinta cartas en su mazo, aunque no puedes utilizar la que quieras cuando quieras, como veremos más adelante. Conseguir la mejor baraja de Hearthstone es el objetivo de todo principiante y jugador experto. No es fácil porque Blizzard cambia las estadísticas y valores cada pocos meses, introduciendo reequilibrios para dificultar el juego.

    Partida ganada en Hearthstone

    Cómo empiezan las partidas

    En todos los modos de Hearthstone, cuando empiezas a jugar una partida la historia se repite en parte. Se te asignan tres cartas que componen la mano inicial, aunque puedes descartarlas y cambiarlas por otras de tu baraja. No obstante, cuando las descartas no eliges tú la carta que entra a sustituirla, sino que entra de forma automática. A no ser que tengas una muy mala en tu mano, es mejor no arriesgar.

    El jugador que abre la partida tiene tres cartas, como hemos mencionado, mientras que al que juega en segundo lugar se le otorga la gracia de disponer de una carta más. ¿Por qué esta ventaja? Pues porque añadir nuevas cartas a tu mano desde la baraja tiene un coste en cristales de maná, un recurso escaso que debes vigilar constantemente.

    Pantalla de Mano inicial de Hearthstone

    Para qué sirven y cómo funcionan los cristales de maná

    El objetivo de los cristales de maná es que los jugadores no puedan añadir a su mano todas las cartas que quieran y que tampoco tengan habilidades ilimitadas. Es el peaje a pagar en cada turno si quieres ejecutar una acción, así que piénsatelo bien antes de gastarlo.

    Las partidas empiezan con un cristal de maná por jugador. En cada turno se añade uno nuevo, una cantidad pequeña si lo comparamos con el coste que tienen las distintas acciones. Cada carta, por ejemplo, tiene un coste asociado para ponerla en juego; las más poderosas cuestan más, aunque siempre sale rentable a largo plazo.

    Móviles con WiFi AC y 4G para navegar y jugar a máxima velocidad

    Otra acción que tiene un coste en maná son las habilidades de los héroes. Por dos cristales puedes ponerlas en práctica, pero tampoco lo hagas a la ligera.

    El máximo de cristales que puedes reunir es de 10, aunque son pocos los jugadores de Hearthstone -por novatos que sean- que acaban llenando el contador de maná.

    Cristales de mana en Hearthstone

    Ya tienes tus cartas sobre el tablero: ahora qué

    Durante tu turno puedes realizar todas las acciones que quieras hasta que agotes todos los cristales de mana o hayas usado todas las cartas del tablero. Cada carta que esté sobre la mesa tiene un poder asociado y unos efectos sobre las tuyas o las del rival. Estas habilidades puedes verlas en el tutorial de Hearthstone en el que analizamos qué ofrece cada tipo de carta.

    De todo lo que puedas sacar de tu baraja, la unidad más fuerte siempre es el héroe que hayas elegido. Estos héroes de Hearthstone son de distintas clases, pero todos cuentan con una habilidad que tiene un coste de dos cristales por uso. El efecto de la misma varía dependiendo de las cartas que acompañen al héroe, potenciando el daño o los efectos de sus hechizos. Aquí puedes ver qué héroes puedes seleccionar y cuáles son los poderes de cada uno de ellos.

    Cada jugador robará una carta en su turno y, en caso de que una partida se alargue lo suficiente, puede que un jugador se quede sin cartas en su mazo. Entonces perderá un punto de vida en cada turno, de forma que puede acabar perdiendo la partida por imprudente.

    Cartas HearthStone - Soltad a los perros

    Cómo conseguir nuevas cartas de Hearthstone

    En este juego no tienes por qué conformarte con el mazo de cartas inicial. Puedes ampliar tu baraja con nuevas y mejores cartas, y ahí es donde entra en juego el componente freemium y la monetización por parte de Blizzard. Las cartas se dividen en varios tipos, y vienen dentro de los llamados sobres.

    Puedes conseguir sobres y cartas gratis jugando, aunque las más poderosas siempre estarán fuera de tu alcance si no te resignas a pagar por ellas. Para comprarlas necesitas oro, que también está disponible gratis de forma limitada como premio por ganar partidas, especialmente en el Modo Arena. Otra forma de ganar oro de Hearthstone es completar los logros diarios que están disponibles en tu pantalla principal.

    ¿Sabes que puedes comprar cartas más baratas gracias a Amazon? Te explicamos cómo hacerlo

    Si quieres saber cómo puedes tener más dinero para mejorar tu baraja, aquí te explicamos en qué consiste el sistema de recompensas.

    Según vayas teniendo más monedas y más sobres, accederás a nuevas cartas. Éstas las puedes incluir en tu baraja de 30 cartas, configurando los llamados mazos. Puedes tener varios mazos y de distinto tipo, cada uno asignado a una estrategia distinta, como puedes ver en este tutorial.

    Lecturas recomendadas