The Legend of Zelda Skyward Sword - 08.4. Gran Santuario Antiguo (Parte 2)

Muy cerca de donde estás hay uno de ellos, y al entrar al agujero verás que estás bajo tierra gateando con una jugabilidad de visión cenital. Rompe las rocas agitando el mando, y haz el mismo movimiento para empujar la bomba y destruir las piedras más duras. Con el camino ya libre, sal por el siguiente agujero.

Usa el Ánfora de aire para hacer desaparecer el montón de lava y descubrirás otro agujero por el que puedes meterte. Cuando estés abajo, ve hacia el interruptor rojo y agita el mando para golpearlo; así abrirás la reja que hay encima del suelo. A continuación vuelve a salir por el agujero y pasa por donde estaba la reja que has abierto para llegar a una nueva puerta. Elimina a los enemigos con el arco y usa las Zarpas para llegar a la puerta de enfrente.

Aquí verás a otro moguma prisionero. De momento, métete por el agujero del fondo a la derecha, golpea los dos interruptores azules y sal del agujero. Luego ve donde hay plantas, dale una estocada a una y lanza la bola de agua a la estatua con forma de rana. Cruza por donde se han extinguido las llamas, activa el tirador y liberarás al moguma. A continuación obtendrás el mapa de la mazmorra.

Coloca una bomba en la pared este de la sala (sin salir por donde estaban antes las llamas) y abrirás una nueva zona en la que hay un agujero. Métete y sal por el otro agujero (bajo tierra conocerás a un nuevo tipo de enemigo al que para derrotar tendrás que golpear tres veces en la bola que tiene al final de su cola). En el otro lado encontrarás un cofre con una llave pequeña.

Vuelve atrás, cerca de donde liberaste al primer moguma (revisa el símbolo de la cerradura en el mapa) y abre la puerta con cerradura. Avanza hasta llegar a un río de lava, y crúzalo golpeando la planta de arriba para crear una plataforma. Sube las escaleras y abre la puerta. Sigue avanzando hasta que veas un agujero por el que puedas meterte, y acércate al moguma que huirá de ti. Trata de acorralarlo y de prever sus movimientos. El regalo de este moguma (mira lo generosos que son todos) será una pieza de corazón.

Sigue por el camino que te ha abierto el moguma y golpea la planta para crear una plataforma en la lava. Esta se moverá por la presión de la lava, y montado en ella podrás llegar a una zona donde hay una estatua de pelícaro. Métete en el agujero que hay al lado y avanza bajo tierra hasta que puedas golpear una bomba contra unas piedras que hay más adelante. A continuación deberás volver a toda pastilla al agujero por el que te metiste para escapar de la lava.

Tras salir del agujero, podrás aprovechar la corriente de lava para que la plataforma que crees (con el agua de la planta) en el río de lava de abajo se mueva y así puedas llegar a una especie de puente que en su final tiene dos bordes por los que puedes tirarte. Lánzate por el de la izquierda y aterriza en el círculo. Sube por las escaleras, abre la puerta que hay más adelante y derrota a los dos enemigos que te esperan.

Entra por la puerta que has desbloqueado y sube las escaleras. Usa las Zarpas cuando necesites engancharte a la enredadera y sigue ascendiendo y saltando cuando haya huecos. Finalmente llegarás a una sala en la que verás el gran cofre entre rejas y cinco estatuas. Lo que tienes que hacer es fijarte en la posición de las estatuas, meterte por el agujero y activar bajo tierra los interruptores de cada estatua en el orden apropiado: cuantas menos alas tenga, antes deberás activarlo, así que debes empezar por el que no tiene alas y acabar por el que más tiene. Tras hacerlo, tendrás que eliminar a un enemigo y luego podrás salir y coger la llave de esta mazmorra: el cristal enigmático.

Sal por la puerta que hay subiendo unas escaleras y pulsa el interruptor que abre las rejas. Podrás ir a la gran puerta y colocar el cristal enigmático para abrirla.

Guía y trucos de The Legend of Zelda Skyward Sword