Monster Hunter Tri - Saber moverse en territorio hostil

La profundidad de la saga se mantiene en esta entrega para Wii, en la línea de lo que ya pudimos ver en PSP. Eso significa que, si queréis llegar a ser unos cazadores de primera, tendréis que echar horas y horas hasta dominar la infinidad de opciones, armas, armaduras, objetos o monstruos que incluye, sobre todo si pretendéis estar entre lo más granado del modo online.


Las recompensas se obtienen derrotando monstruos y despedazando su restos

Derrotar a los jefes lleva su trabajo, pero, por suerte, la curva de dificultad del juego es más o menos progresiva. Esto significa que los primeros jefes son un auténtico paseo en comparación con los últimos. No es un juego fácil, no os engañéis, pero, con entrenamiento y maña, ninguna de las misiones os resultará imposible.


Podemos morir dos veces, pero el botín disminuye y, a la tercera, fracasamos

Hay que armarse de paciencia, porque no será raro que, cuando llevéis 40 minutos de misión y creáis que al monstruo no le queda más que un suspiro, se revuelva, os envíe a casa y consiga sacaros de quicio. Pero si guardáis las distancias y sabéis cómo hacerle frente y cuáles son sus puntos débiles, con una buena arma la mayoría de las veces os llevaréis el gato al agua.


El equipamiento no se puede modificar en plena misión, así que elegid bien antes


El afilado del arma es esencial. Con una hoja mellada no haremos ni cosquillas

Guía y trucos de Monster Hunter Tri