Shadow of the Colossus - 11. CELOSIA, IGNIS EXCURITOR

 Dónde hay que ir 

Toma el puente que queda justo detrás del templo (paralelo al enorme acueducto) y que cruza un gran precipicio (1). 

 Cómo llegar 

Ve por él, cruza unas dunas y salva la partida en el altar con el que te toparás después (2). Luego ve al otro lado del acueducto, pero mantente a pocos metros de distancia y avanza hasta que des con una depresión de terreno. Baja por el sendero de la derecha y sumérgete en el agua para nadar hasta la otra orilla (3). Avanza un poco y entra en el templo, donde saldrá a tu encuentro una especie de toro. 

 Cómo acabar con él 

Esquiva su primera embestida y sube a uno de los cuatro pequeños altares que tienen unas pequeñas hogueras en su parte superior (4). Quédate allí y espera a que el coloso arremeta contra el altar para que caiga una estaca de madera. Recógela y, si está prendida (de lo contrario, sube con ella al altar y haz que se encienda), dirígete hacia el toro, que se alejará de ti porque teme al fuego (5). Aprovéchate de esta circunstancia e intenta que el toro retroceda para que caiga por el precipicio de uno de los fondos del recinto (6). El coloso perderá la protección de su parte parte posterior, zona en la que se encuentra su punto vital.

Ve a por él e intenta subirte a su parte desprotegida. La forma más sencilla de hacelo es conseguir que te siga hasta un estrecho pasadizo exterior, en un lateral del templo (7). Al ser tan angosto, la criatura no podrá maniobrar bien y te será más fácil agarrarte a él. Otra manera de subirte es esperarle en lo alto de una cornisa y caer directamente encima (8). Cuando lo consigas, el coloso empezará a correr por todo el escenario, intentando tirarte. Aguanta como puedas y, en cuanto pare, clávale tu espada. Hazlo tres o cuatro veces y acabarás con él.

Guía y trucos de Shadow of the Colossus