Homozapping, el videojuego que aborda la sexualidad

Homozapping

Homozapping es un videojuego que cuestiona nuestros imaginarios sexuales, producto de PlayLabXY01, el laboratorio de experimentación con videojuegos sobre sexualidad organizado por ARSGAMES en el Centro de Cultura Digital. Homozapping se compone de ocho minijuegos que se presentan al jugador en orden aleatorio, intercalados con 16 fragmentos de vídeos que también muestran un contenido directamente conectado con la sexualidad y enfrentan al jugador con una comparación constante con el imaginario sexual al cual la televisión y la publicidad nos acostumbra a diario. Por ejemplo, "los juguetes rosas van dirigidos a las niñas" es uno de los mensajes que se asientan en nuestro imaginario sexual, fomentando una separación rígida de roles entre hombres y mujeres.

En Homozapping, el personaje somos nosotros mismos y nuestras decisiones en cada minijuego están totalmente vinculadas con la sexualidad. De este modo, el juego presenta una serie de opciones que planteadas en otras circunstancias podrían incomodar, ya que confrontan nuestro pensamiento con el universo simbólico de la cultura en la que estamos inmersos. Los minijuegos abordan temas como la censura de pezones femeninos en la red o que la sexualidad se reduzca a la mera genitalidad, entre otros.

Por ejemplo, uno de los minijuegos de Homozapping es 'Alerta Intersexual'. Aquí nos convertimos en un doctor a quien se le presenta un bebé intersexual, por lo que tenemos que decidir si lo operamos para hacerlo hombre, mujer o lo dejamos tal y como es. Así, el videojuego visibiliza un caso más frecuente de lo que pensamos: hay mayor porcentajes de bebés intersexuales que de personas albinas. Por ello, Homozapping cuestiona esta práctica médica tan habitual.

Otro de los minijuegos de Homozapping es 'Excítame'. En él vemos, de forma aleatoria, a uno de los seis personajes posibles: un hombre joven, una mujer joven, un alien, un anciano, una anciana o un robot. Según el que nos toque, tenemos que excitarlo estimulando una zona erógena a elegir entre genitales, pechos, cabeza, manos, codos, barriga o rodillas. Con este minijuego, Homozapping pretende visibilizar la sexualidad de colectivos a los que se les niega la sexualidad y suelen quedarse al margen de nuestro imaginario, como las personas mayores. Además, demuestra que aunque nos toque un alienígena o un robot, tendemos a estimular la zona genital muy por encima de las demás posibles. Podéis jugar a Homozapping en este enlace.

Fuente | Web oficial