La opinión de
Nachobeard

Mi verano sueco con Stugan

Foto de Nachobeard

¡Hola!

Soy un desarrollador independiente de videojuegos de Madrid. En internet me hago llamar Nachobeard, pero mis amigos prefieren llamarme Nacho.

El verano de 2015 lo pasé en plena naturaleza sueca, viviendo en una cabaña situada entre un bosque y un gigantesco lago. Fueron dos meses que pasé con otros 22 desarrolladores independientes llegados de diferentes rincones del mundo.

Cerulean Moon, el videojuego en el que estoy trabajando, resultó seleccionado para una iniciativa llamada Stugan, una mezcla entre incubadora y campamento de verano. Stugan significa cabaña en sueco, y es precisamente el nombre del primer videojuego comercial creado en Suecia, una aventura conversacional de hace 37 años que plantó la semilla en la cabeza de los fundadores de este programa.

Promotores de Stugan

Oskar Burman (a la izquierda) es un veterano del desarrollo de videojuegos y general manager del estudio de Rovio en Estocolmo (los del Angry Birds 2). Jana Karlikova es project manager de Stugan. Tommy Palm es uno de los creadores de Candy Crush (ahora dirige una startup de VR). Estas personas, junto con otros once sponsor, han invertido su tiempo y dinero para ayudar a desarrolladores como yo a sacar adelante su proyecto.

Podríamos decir que Stugan es una incubadora para videojuegos independientes, aunque es mucho más que eso. Para empezar, es totalmente gratuito. Tú solo tienes que comprarte el billete de avión a Estocolmo y nada más. No te piden un porcentaje de los beneficios, ni participaciones en tu empresa, ni nada de nada. El alojamiento y la comida están incluidos también (la comida es cojonuda).

En otras palabras, los organizadores de Stugan no buscan lucrarse, sino simplemente apoyar al pequeño desarrollador y devolver a la industria una parte de lo que han conseguido recoger. No existe contraprestación alguna hacia Stugan más allá de la obligación moral de trabajar en tu videojuego y comportarte como una persona normal durante tu estancia.

Los organizadores de Stugan no buscan lucrarse, sino apoyar al pequeño desarrollador y devolver a la industria una parte de lo que han conseguido recoger

Los días allí pasaron lentamente. Todos los equipos se esforzaron por sacar sus juegos adelante aunque también hubo tiempo para nadar en el lago, hacer footing por el bosque, jugar a juegos de mesa, o al Rocket League. Ah, y los jueves había sauna, claro.

También vinieron diferentes mentores a visitarnos semanalmente. Se reunieron con cada uno de los equipos para probar los juegos y atender a nuestras preguntas. Cada mentor se centró sobre una área de trabajo distinta, desde game design a marketing, y en mi caso me ahorraron más de un disgusto.

Pero quizás lo mejor de Stugan son los compañeros. El aislamiento del mundo exterior intensifica la convivencia, y se ha creado una conexión muy especial entre todos nosotros que creo que durará toda la vida (aunque el aislamiento no era total, porque teníamos internet y podíamos ir al pueblo de al lado siempre que quisiéramos, esto no es un gran hermano).

Foto de grupo de Stugan 2015

El motivo real de este artículo es animaros a presentar vuestros proyectos para Stugan 2016. Acaban de abrir el plazo para inscripciones y las bases están disponibles aquí.

No hay excusa para no intentarlo. Si tenéis alguna necesidad especial del tipo que sea, harán lo posible para que os sintáis cómodos. Si sois intolerantes a la lactosa, vegano/as o tenéis alguna necesidad de movilidad, harán todo lo posible para acomodaros. Aceptan todo tipo de juegos, en diferentes etapas de desarrollo, de equipos de una o varias personas.

Merece la pena intentarlo. Sólo hay que hacer un video pitch mostrando el proyecto, el equipo y vuestros planes para Stugan. La vida de desarrollador independiente no me ha dado muchas satisfacciones, pero para mí esta ha sido una experiencia inolvidable y Stugan tiene toda mi gratitud.

Os aconsejo que no dejéis pasar esta gran oportunidad, no dudéis en contactar conmigo si os puedo echar una mano.

¡Suerte!

Fuente | Nachobeard presskit