La opinión de
Jon Llaguno

Pon un marketero en tu vida

Pon un marketero en tu vida

Como sabes, la vida está llena de pequeñas coincidencias. Sutiles detalles que hacen que nuestro día a día se convierta en un continuo experiencial al que llamamos cariñosamente “vida”. Somos el conjunto de decisiones que tomamos y el cúmulo de historias personales que pasan ante nuestros ojos, así que deja que te cuente una historia…

Me gustaría hablarte de Juan, un joven apasionado y con talento que hace unos meses conoció a una persona que cambió su vida. No sabía muy bien cómo, pero deseaba acercarse a Eva más que nada en el mundo y ella, por su parte, también había tonteado con Juan en alguna ocasión. Él no dudaba en hablar con ella siempre que podía; había conseguido que ella le diese su número de móvil y eventualmente quedaban para pasar un rato juntos. Juan dudaba si esa relación podría llegar a funcionar o si, ante los ojos de Eva, él no era más que otro pagafantas… Es cierto que ella le dedicaba tiempo de vez en cuando, pero también quedaba con otros para divertirse.

Un buen día, Juan tuvo la suerte de conocer a Mario, un amigo común. No es que Mario tuviese especial interés en Eva, pero parecía conocer exactamente todo lo que a ella le llamaba la atención. Mientras que Juan creía que a Eva le gustaban las películas de vaqueros, Mario sabía que su actor favorito era Clint Eastwood. Así que Juan preguntó a Mario si podría ayudarle a conquistar a Eva y…¿a quién no le ha pasado algo así?

Sigues ahí, ¿verdad? Genial, porque ahora viene lo interesante… Te extrañará que hable de una relación en una web sobre videojuegos, pero es que lo que quiero que te quede claro es precisamente eso: el éxito se basa en las relaciones que consigas establecer y en lo satisfactorias que logres que sean. Ahora vamos a ponernos en contexto: digamos que Juan es un pequeño desarrollador que quiere que Eva, su público objetivo, descargue su último juego. Para ello intenta conocer sus gustos y presentarle el título de la mejor manera que sabe, pero no lo consigue hasta que Mario, un tío de marketing, orienta sus pasos hacia el camino correcto. ¿Lo ves más claro ahora?

La importancia de las relaciones

Como habrás visto en toda tu vida como jugador y tu carrera profesional como desarrollador (porque sí, es una profesión y puedes vivir de ello), a menudo te va llegando información referente a un título en desarrollo. Puede que al principio sean detalles inconexos, pero una vez que los pones en contexto todo cuadra: imágenes, vídeos, gameplays, entrevistas, etc. Todo, absolutamente todo, responde a una campaña de marketing orquestada por un profesional que DEBES incluir en tu equipo de desarrollo. Tú sabes desarrollar un juego al igual que Mozart sabía tocar el piano, pero nunca se te ocurriría poner a Mozart a picar código, ¿verdad? Pues esto es más o menos lo mismo…

Habitualmente los equipos de desarrollo se centran más en crear el juego que en promocionarlo y plantear una estrategia de comunicación que cubra sus expectativas. Como bien decía hace unos días Gilberto Sánchez en una entrevista a esta casa, el perfil del marketero debe estar integrado en el equipo de desarrollo desde el momento en que se plantea la primera idea del juego. De este modo, las ventas potenciales de tu videojuego, tus relaciones con los medios y la capacidad de comunicación del estudio tendrán un importante “power up” y el título podrá responder mejor a los gustos de vuestro público objetivo.

Y no es que venga a hablar de mi libro, que yo he sido el primero en pedirle a un colega que se encargue de gestionar las redes sociales de mi empresa… Aunque no lo creas, el perfil del marketero especializado en videojuegos es uno de los puestos más demandados actualmente en el sector, ya que los desarrolladores os estáis dando cuenta de la necesidad que supone contar con un profesional con conocimientos de marketing en el equipo. Además, siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa cuando una promoción no funciona, ¿verdad?

Te sorprendería también saber que se trata de un perfil profesional muy accesible y que hay cientos de profesionales que buscan entrar en el sector. Ya, vale; sé que apenas llegas a fin de mes y que no puedes pagarles un sueldo, pero te invito a que seas creativo y les plantees diferentes opciones para que se unan a tu equipo. Te aseguro que merece la pena y al final estamos todos en el mismo barco, así que no dudes ni por un momento en hablar con ese tío que conociste en el pasado Madrid Games Week y que te dijo que había trabajado en una agencia y que buscaba un proyecto al que sumarse.

Por mi experiencia, contar con un equipo multidisciplinar es lo que mejor le sienta al desarrollo de un videojuego. El programador se encarga del código, el diseñador de los dibujos y el CEO…bueno, hace cosas de CEO, por así decirlo. Todo se simplifica a que cada uno haga su trabajo con el objetivo de que el juego sea el mejor producto posible que podéis ofrecer y que se venda. Al fin y al cabo, seamos serios; tienes una empresa y buscas beneficios. Está muy bien eso de “quiero hacer crecer al sector” y “mi aportación a la industria”, pero a final de mes las facturas no se pagan con palabras bonitas. Es por ello que no quiero engañarte. Si te digo todo esto es porque sé que te conviene y que tus ventas mejorarán sustancialmente a la vez que tendrás una mayor (y mejor) presencia en medios.

Te prometo que la próxima vez no te hablaré de historias de amor y te iré dando pautas para que tu estudio de desarrollo pueda avanzar en cuestiones de marketing, por lo que este se trata del primero de una serie de entradas que espero que sigas y, aprovechando, quiero dar las gracias a Hobby Industria por darme la oportunidad de poder aportar mi granito de arena a tu estudio. Como te decía al principio, el éxito se basa en las relaciones que seas capaz de establecer así que te invito…no, espera; te reto a que empieces a mejorar tu estudio y tu videojuego con un toque de marketing. Seguramente pienses que me he vuelto tonto, pero estoy seguro de que ahora mismo vives para el desarrollo de tu juego y apenas hay nada más importante. Por lo tanto, haciendo un sencillo juego de palabras y considerando que tu videojuego es tu día a día, no lo dudes y pon un marketero en tu vida.