Análisis

Análisis sexy de Skullgirls

Por Daniel Quesada
-

Las chicas suelen tener un papel secundario en el género de la lucha, pero por suerte los tiempos cambian. En Skullgirls sólo podréis dar y recibir mamporros con féminas. Eso sí, son de lo más raras...

El Skull Heart es un misterioso objeto que concede un deseo a la chica que lo encuentre, pero siempre con algún "efecto secundario". La poseedora de esta reliquia se convierte en la Skullgirl, una poderosa luchadora. En este juego descargable de Autumn Games (bajo el apadrinamiento de Konami), ocho chicas aspirantes intentarán detener a base de tollinas o lo que se tercie a Marie, la actual Skullgirl.

De vuelta a las raíces

Skullgirls es un juego de lucha 2D al estilo clásico, heredero directo de los Street Fighter a base de sprites. El control resulta familiar desde el principio: tres botones para patadas y otros tres para puñetazos. Con movimientos de "cuarto de luna" podemos ejecutar ataques especiales y, si además pulsamos varios botones de puñetazo o patada a la vez, lanzamos ataques definitivos, aquí llamados Blockbusters. Si nos sumergimos en el tutorial del juego, descubrimos que también tenemos a nuestra disposición presas, elaborados combos (de hecho, dominarlos es clave para sacar ventaja en un combate), fintas, contraataques...

Una opción interesante es formar equipos de hasta tres luchadoras, que pelean por turnos. Cada una tiene su barra de energía, pero cuantas más luchadoras tengamos, más débil será cada una. Por supuesto, es posible mandar a una compañera que haga un ataque rápido y vuelva a esconderse o que, al intercambiarlas, la luchadora que entra lo haga con un ataque especial.

Pocas, pero ruidosas

Un punto negativo de este Skullgirls es su exiguo catálogo de personajes. Sólo hay ocho luchadoras. Aparte tenemos a la ya citada Marie (que, como era de esperar, hace las veces de final boss), la cual no es controlable. ¿Decepcionados? Bueno, nosotros también lo estábamos al principio, pero el enfado se pasa en cuanto vemos la profundidad de cada una de las contendientes. No es sólo que todas rebosan personalidad, sino que además poseen un completo y variado arsenal de ataques. Dominar los matices de cada una lleva su tiempo. Vamos a presentarlas:

- Filia es una tímida estudiante cuyo pelo ha sido poseído por el parásito Samson, el cual es capaz de adoptar toda clase de monstruosas formas.

- Cerebella es una actriz de circo que usa su gorro Vice-Versa como una enorme arma, capaz de dar puñetazos de espanto a distancia.

- Peacock fue una humana, pero ahora es una especie de androide que lanza toda clase de armas mecánicas a los rivales.

- Parasoul es la princesa de Canopy Kingdom. Usa su paraguas como arma y tiene la capacidad de llamar a los soldados de su ejército para que la ayuden en combate.

- Ms. Fortune es una mujer gato que puede arrancarse la cabeza y usarla como arma a distancia. Lo típico, vamos.

- Painwheel fue víctima de atroces experimentos y ahora tiene una enorme hélice acoplada al cuerpo. Ésta es, por supuesto, su arma principal.

- Valentine parece una "enfermera sexy", pero en realidad es una indeseable de cuidado, que combina sus escalpelos con técnicas ninja para atacar.

- Double tiene aspecto de monja hasta que se transforma en un ser deforme, el cual adopta el aspecto de las demás luchadoras.

¿Solas o en compañía?

La oferta de modos de juego de Skullgirls tampoco es especialmente alta. Encontramos un modo Arcade, en el que superamos combates hasta llegar a una mera pantalla de "thank you for playing". Lo interesante de este modo es que se pueden alternar las luchas contra rivales individuales o equipos. Más relevante es el modo Historia, en el que se nos muestran el pasado y motivaciones de cada luchadora. Hay bastantes diálogos entre combates y escenas fijas, aunque con ilustraciones muy atractivas. Además, es mediante este modo como podemos desbloquear a Valentine y Double.

El modo Versus incluye combates locales y online. Por suerte, los duelos a través de Internet suelen ser fluidos, pues se ha utilizado la tecnología GGPO, que ya demostró su buen rendimiento en Street Fighter III Online. Ahora bien, no es milagrosa. Si os encontráis con un rival que tenga un ping muy alto, el juego os va a ir a pedales. Por suerte, no suele ser lo normal. Aparte de estos modos, hay un completo Tutorial y un Entrenamiento.

Creadores con currículum

Uno de los muchos motivos para presumir de Skullgirls es la gente que hay detrás de su desarrollo. Mike Zaimont, el diseñador principal, es uno de esos

"parroquianos" de los torneos de juegos de lucha, por lo que ha aplicado toda su experiencia a desarrollar un motor y sistema de combate eficientes. De la parte visual se ha encargado Alex Ahad, cuyas ilustraciones han sido publicadas en libros oficiales de Street Fighter o Darkstalkers (de hecho, la influencia de este último en el diseño de los ataques especiales es evidente). Por último, la veterana Michiru Yamane, compositora de todos los Castlevania clásicos, ha sido la encargada de crear la INCREÍBLE banda sonora (en serio, una de las más eclécticas y espectaculares que hemos oído en mucho tiempo).

En definitiva, se nota que a cargo de Skullgirls hay gente que conoce y adora los videojuegos y el ocio audiovisual en general. Es fácil encontrar referencias cinematográficas (el comentarista habla como si fuera el director de una película) y a otros juegos (uno de los ataques de Ms. Fortune se llama Berserker Barrage, igual que el de Lobezno en los juegos de Capcom). Todo esto se ve envuelto con unos gráficos asombrosos, que mezclan un 2D en HD con iluminación tridimensional, unas animaciones enormemente fluidas y efectos visuales muy elegantes. Merece una mención especial el diseño de las skullgirls, con todo el encanto de unos dibujos de Cartoon Network y un puntito extra de picante. Y es que el "neumatismo" de las chicas es evidente (el tamaño de sus pechos es inversamente proporcional al de sus faldas), lo cual quizá pueda parecer machista a más de uno. Los desarrolladores han prometido DLCs en los que se incluirán luchadores masculinos. Quizá ahí se pueda equilibrar la balanza para todo tipo de públicos. Connotaciones sexuales aparte, lo cierto es que las luchadoras tienen animaciones divertidísimas (el humor es una parte fundamental del juego) y muy atractivas, que nos apetecerá ver una y otra vez.

Como conclusión, Skullgirls es un juego que tiene la palabra CARISMA escrita en cada uno de sus bytes. Por eso, precisamente, nos apena que se haga tan corto, pues con el doble de personajes habría sido redondo. Además, a un precio de 1200 Microsoft Points o quince euros nos parece algo caro. Aún así, no lo dejéis pasar. Si os gusta la lucha, hay pocos juegos más interesantes flotando en los bazares de vuestras consolas.

Valoración

Una declaración de amor a la lucha en general y a los videojuegos en particular. Sobresale en control, gráficos y sonido, pero la escasa cifra de personajes y modos es un lastre que no se puede pasar por alto.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Es una gozada verlo en movimiento. La personalidad de las skullgirls.

Lo peor

¿Sólo 9 luchadoras? ¿A estas alturas de la vida? Al principio es un poco difícil.