Análisis

Análisis de Call of Duty Ghosts para Wii U

Por Luis Galán
-

La saga bélica de más éxito se planta de nuevo en el Wii U GamePad, desde donde vivimos nuevas escenas de la espectacularidad habitual, y una patrulla de novedades, que forman un ejército imbatible en el catálogo de la consola.

Si bien es cierto que tuvimos que esperar un poco para ver la “guerra moderna” en Wii, finalmente Activisión lanzó casi todas las entregas de Call of Duty en la consola de sobremesa de Nintendo, donde sólo faltó MW2. Estas versiones hicieron un gran uso del control por puntero y movimiento, e incluyeron soporte para Wii Zapper, además de brindar a los usuarios de la consola un multijugador estable y completo, casi a la altura de las versiones de PS3 y XBOX 360. No obstante, ese “casi” encerraba un cierto recorte en el número de jugadores, algún modo menos, ausencia de DLC y, claro está, un apartado gráfico bastante inferior que incluso renunciaba a los famosos 60 fps de la saga.


Elegir la versión de Wii por el control ya era decisión de cada uno. Pero si algo ha cambiado con la llegada de la saga a Wii U es que ya no hay que decidir entre potencia técnica y jugabilidad “a lo Wii”, aquí lo tenemos todo, opcional, y mejorado.

Esta película me suena

Estamos ante uno de los multiplataformas totales de estas navidades, ya que Ghosts estará disponible en cinco consolas de sobremesa y PC. En todas las versiones encontramos mismo número de modos, y una campaña idéntica, por lo que, en general, las sensaciones y valoraciones son las que pudisteis leer hace unos días en el genial análisis a cuatro manos de Alberto Lloret y David Martínez.

Infinity Ward nos ha trasladado a ese recurrente futuro-no-muy-lejano en el que han sucedido cosas terribles que contextualizan nuestro mundo en caos. Porque si para algo sirve la trama es para justificar que el planeta se caiga literalmente en pedazos a nuestro alrededor. Lo cual, no sólo eleva aún más las cotas de espectacularidad, sino que a veces hace que nuestro escenario esté en continuo cambio.

El nuevo orden es el siguiente: una serie de países sudamericanos han formado “La Federación”, han tomado el control de la estación espacial americana Odín, y han atacado los Estados Unidos destrozando algunas de sus grandes ciudades.

Pero nuestra lucha empieza en algo más personal, ya que la historia (amén de los “flash backs” y capítulos paralelos) nos coloca en la piel del joven soldado Logan que, acompañado por su hermano Hesh y su perro Riley, tendrá que integrarse en el mítico comando “Ghosts”, para acabar con su peor enemigo: su antiguo miembro e íntimo amigo de su padre, Rorke. No es un guión de Oscar, pero ayuda a meternos en la historia, y excusa sobradamente la infinidad de situaciones épicas en las que nos vemos envueltos alrededor del mundo (Antártida, el espacio, el fondo del mar, Santa Mónica, Caracas…). Además, tiene algo más de profundidad psicológica de la que estamos acostumbrados… que no es mucho decir.


Completar los 18 capítulos lleva unas 8 horas que jugaremos de carrerilla, porque su acción trepidante engancha a más no poder. Entre otras cosas, porque es casi imposible quedarse bloqueado, ya que es, en líneas generales, un pasillo guiado de situación en situación. Corremos mucho, resolvemos algo o acabamos con todos, seguimos corriendo, otro tiroteo, escena de vídeo y a seguir. Sencillo, ¿verdad? Pues sigue funcionando.

Vida de perros

Dentro del esquema habitual también hay espacio para las novedades. La más destacada es el control de nuestro querido amigo Riley. Con la excusa de una cámara colocada en su lomo, tomamos control y visión de un espabilado pastor alemán capaz de matar a cualquiera de un par de mordiscos, o de infiltrarse en campamentos enemigos mejor que el propio Solid Snake. También tenemos un par de secuencias en el espacio, e incluso luchas en el fondo del mar. Además, como es habitual, hay que pilotar helicópteros, disparar desde un jeep, manejar armas especiales remotas, moverse con sigilo por la jungla… menos mal que con respirar un poco nos curamos rápido, que si no, como para sobrevivir en este comando. 

Un online para soldados

Por lo que hemos podido comprobar en estos primeros días, el modo online en Wii U funciona de forma absolutamente impecable. Y no sólo hablamos de la conexión, en la que no se aprecia el mejor atisbo de lag, sino de una comunidad de jugadores experimentada, numerosa y activa, que hace fácil que encontremos rápidamente partidas… así como un reto que puntuemos bien en ellas.

Desde luego es diferente conectarte al online de Wii U para colgar un dibujo en MiiVerse, que para liarte a tiros en Call of Duty, pero está claro que una cosa no impide la otra. De hecho, por supuesto que hay comunidad MiiVerse de Ghost en la que colgar capturas y comentarios.

Los modos, mapas y opciones son los mismos que en el resto de versiones. Destaca en el lado negativo el recorte a 12 jugadores con respecto a los 18 de Black Ops II, sobre todo teniendo en cuenta el enorme tamaño de los 14 mapas disponibles. Sin embargo, encontramos opciones más completas que nunca para personalizar completamente a nuestro soldado, y además hay nuevos modos, con reglas más ágiles, que unidos a los clásicos suman un total de 13 configuraciones de partida diferentes.

También  tenemos otros dos modos que funcionan tanto online como en local. En “Pelotones” tenemos que defendernos de oleadas de enemigos con un equipo de hasta 6 soldados, tiene 4 configuraciones, cooperativo y competitivo, y podemos configurar nuestro propio pelotón que, además, se moverá con una IA adaptada a nuestro estilo. En “Extinción”, la Tierra está sufriendo ataques alienígenas y hemos de destruir sus colmenas una a una. Son partidas cooperativas de hasta 4 jugadores, y es un modo lleno de estadísticas y records que, eso sí, no se mezclan con los logros del resto de modos. Esto es, avanzar de rango en “Extinción” no implica hacerlo en el multijugador estándar o en “Pelotones”. Es un añadido curioso, pero no quedará para el recuerdo.

Toma el control de la situación

Es precisamente en el multijugador donde disfrutamos de una de las ventajas más destacadas de la versión de Wii U con respecto a las demás. Y es que podemos jugar con dos perfiles desde la misma consola, uno viendo sus movimientos a pantalla completa en la televisión, y otro los suyos propios en el Wii U GamePad.

Jugar en la pantalla del mando es extensible a todos los modos del juego, presentando probablemente el off-tv más completo hasta la fecha: es compatible con todos los mandos también desde el GamePad. Esto significa que, si nuestra opción preferida es apuntar con el mando de Wii, y elegimos jugar en el GamePad, se desactiva la barra de sensores y se activan los sensores del mando para que apuntemos cómodamente a su pantalla. Además, podemos cambiar de mando y de pantalla de juego muy fácilmente en cualquier momento de la partida, salvo si hemos empezado un evento online.

Como decimos, las opciones son todas y configurables al 100%: Wii U GamePad, Wii U Controller Pro, mando de Wii/ Wii Plus más nunchako y mando clásico pro de Wii. Para los que se pregunten si el Wii Zapper es compatible, la respuesta es un “a medias”. No hay una opción prefijada que se adapte perfectamente, pero podemos personalizar una al mismo nivel de las que había en las de Wii, ya que pueden combinarse giro y agitar con botones. Por ejemplo, “giro del mando de Wii + Z” es un buen sistema para cambiar de arma, y “agitar nunchako” lo es para recargar.

Wii U frente al resto

Desde luego el control con mando y nunchako es una forma de jugar muy intuitiva que está integrada a la perfección, y ya de por sí puede marcar una diferencia significativa para muchos. Sobre todo si tenemos en cuenta que es completamente opcional.


Por otra parte está la comparativa a nivel visual, donde, frente a las versiones de PS3 y XBOX 360, la de de Wii U presenta más nitidez (reflejo de tener una mayor resolución) y algunos efectos añadidos. Esto es especialmente notable si la comparamos con la versión de PS3. En cualquier caso, las imágenes se mueven con una fluidez espectacular en todos los modos y aunque juguemos a dobles desde la misma consola. Por otra parte, el juego luce impecable en la pantalla del GamePad, y estar jugando sin tele, tirado en la cama y con unos cascos es una auténtica pasada.

Valoración

Un “shooter” espectacular y completísimo de principio a fin, con un multijugador incomparable. No añade funciones del GamePad en el manejo, pero sí saca el mejor partido a todos controles compatibles.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Las opciones de control. Su espectacularidad. El multijugador.

Lo peor

Pocas novedades con respecto a Black Ops II. Gráficamente muy similar a Xbox 360 y PS3.

Ir a la ficha Escribe tu análisis