67 millones de Xbox 360 y 47% del mercado

En declaraciones recogidas por Technet, se desvelan datos que parecían destinados a la conferencia del E3 2012, entre ellos, el número de 67 millones de Xbox 360 vendidas hasta ahora.

Que Microsoft vive sus mejores momentos en el terreno de las consolas es algo que sabemos desde hace más de un año. Xbox 360 es líder de ventas indiscutible en Estados Unidos y encadena más de 15 meses seguidos como tal. Sin embargo, a nivel global se ve superada en mercados importantes como Europa o, sobre todo, Japón. Algo que no parece preocupar demasiado en Redmond, a tenor de los datos ofrecidos.

Xbox 360 anuncia récords de ventas un E3 sí y otro también

Nada menos que 67 millones de Xbox 360 se han vendido hasta la fecha y el ritmo de este año promete algún que otro récord en este sentido. Han pasado casi siete años desde que la segunda generación de Xbox llegó al mercado, con lo que tampoco es de extrañar que la consola haya generado un volumen de negocio en torno a los 56.000 millones de dólares. Cifras que tienen muy poco que ver con lo que consiguió los primeros cuatro años de la marca.

La división destinada a los productos de consumo se ha encargado de conseguir el 47% del mercado norteamericano de consolas en esta generación, según las declaraciones. Sin embargo, habrá que esperar a los datos de Nintendo y Sony para poder contrastar esta información. Recordemos que Wii se mueve en torno a los 100 millones y PS3 ha remontado durante meses en su periodo de vida. Por otro lado, la guerra entre Kinect, con 19 millones de unidades vendidas, frente a PS Move parece no existir a nivel de beneficios, aunque Sony se haya esforzado por ofrecer títulos que aprovechen su dispositivo de control. Es el caso de Sorcery.

Parece que el ambiente se calienta de cara al E3 2012, aunque esta información llegue sin el toque de oficialidad que Microsoft se reserva para las conferencias. Seguro que, durante minutos, nos abruman con cifras de éxito, como también lo harán Sony o Nintendo. Al final, todo depende del cristal con que se mire, ¿no os parece?