Annabelle divide al público entre aplausos y abucheos

Sabor agridulce en la sexta jornada del Festival de Sitges 2014 con la llegada de la terrorífica Annabelle que recoge tantos halagos como críticas negativas.

Annabelle no ha conseguido conquistar al público de Sitges que, habitualmente, se muestra entusiasta con las películas de terror. O al menos no por completo. Al finalizar la primera proyección del día, los aplausos de una parte han sido ahogados por silbidos y gritos de "¡fuera!" por parte de un público indignado que ha guardado silencio durante la proyección, en lugar de aplaudir los momentos clímax como es habitual en el certamen.

Recordemos que James Wan, el director de Expediente Warren: The Conjuring, se encarga en esta ocasión del producir la cinta junto a Peter Safran mientras que John R. Leonetti es el encargado de retratar los orígenes maléficos de la muñeca tras la cámara.

El thriller paranormal basado en hechos reales cuenta cómo Annabelle, tras un rito satánico, queda poseída por una mujer ligada al diablo, atormentando a una familia con su "hambre por conseguir un alma". La muñeca original con la que se ha rodado Annabelle se encuentra en una de las salas del Hotel Melià, que acoge el festival, traída desde Estados Unidos y junto a la que los fans hacen cola para sacarse fotografías mientras que la auténtica se encuentra guardada bajo llave en un museo ocultista de Connecticut (Estados Unidos); y el único que la visita es un sacerdote que la bendice dos veces al mes.

La producción se estrenará este viernes en España, mientras que en Estados Unidos ya ha llegado a las salas comerciales situándose en el número dos del ranking norteamericano con una recaudación estimada de más de 37 millones de dólares.

 

La siguiente proyección más destacada del día ha sido la experimental cinta en 3D Adieu au langage de Jean-Luc Godard que explora los límites estéticos de este formato.

 

L'altra frontera, de André Cruz Shiraiwa, expone su punto de vista crítico con una sociedad "de apariencias donde todo lo que nos rodea está pervertido por el capital" y donde los valores están "bastante perjudicados". Rodada en Lituania y utilizando movimientos de cámara diseñados para dar libertad al actor y permitiéndole improvisar, puede decirse que es una obra en la que la creación se ha producido "sobre la marcha". "Hay partes de la película como en la escena de las salas de confidencias que han sido totalmente improvisadas" afirma el director. La actriz Ariadna Gil ha estado en Sitges con gran parte de los intérpretes para presentar la película. 


Asmodexia, la opera prima de Marc Carreté, ha sido una propuesta de posesiones diabólicas muy diferente a otras, con una tonalidad muy personal, que narra la historia del sacerdote Eloy de Palma y su nieta Alba, que recorren las afueras de Barcelona para encontrar a los poseídos que sólo Alba tiene el poder de expulsar.

 

Y por último, Sergi Caballero, director de La distancia, ha ofrecido hoy una masterclass a partir de la proyección de su película de terror Ancha es Castilla/ N’importe quoi, un mediometraje que también habla de posesiones y de una niña con capacidades para practicar exorcismos.