Antena 3 emite La Cúpula, Arrow y Vikingos... de madrugada

La Cúpula y Arrow son las últimas series estadounidenses de éxito relegadas en España al late night o no se sabe exactamente a cuándo. Hace apenas unas semanas ocurría lo mismo con Vikingos, la ficción histórica del creador de Los Tudor Michael Hirst.

Este año, la televisión española ha apostado por un verano cargado de series de ficción estadounidenses, una estrategia que vendría a animar la monótona programación estival. Pero a pesar de haber estrenado grandes series históricas y dramáticas de éxito al otro lado del charco, como ya viene siendo habitual muchos de estos contenidos han terminado siendo trasladados al late night.

Las últimas series relegadas a la madrugada han sido las segundas temporadas de las series de Antena 3 La Cúpula y Arrow, que esta semana dejaban paso a la ficción patria Vive Cantando. Tras ocupar el primer time de los martes durante todo el verano, los últimos capítulos de la adaptación de la novela de Stephen King y las aventuras del playboy encapuchado dejarán de emitirse a las 22.30 horas y las 23.30 horas respectivamente.

La Cúpula ocupará ahora el lugar de Arrow en la parrilla de la cadena, mientras Antena 3 no ha confirmado cuando se volverá a emitir la segunda temporada de la serie protagonizada por Stephen Amell como este superheroico Robin Hood.

Algo parecido hizo la cadena con la segunda entrega de Vikingos. La serie creada por Michael Hirst y protagonizada por Travis Fimmel en el papel del rey semilegendario Ragnar Lothbrook, que en Estados Unidos ya ha renovado por una tercera temporada, pasó al late night a mediados del mes de agosto tras emitir sus dos primeros capítulos. La ficción, sería sustituida por estrenos de cine.

La decisión de Antena 3 viene motivadas por el descenso de las audiencias cosechado por las series, si bien es cierto que todas ellas mantuvieron resultados decentes superando el 10% de share. Pero estos bailes en la parrilla no son exclusivos de esta cadena y tampoco ayudan a crear una audiencia fiel semana tras semana.

¿Qué os parecen estos cambios? ¿Creéis que las televisiones españolas maltratan los contenidos? ¿Deberían confiar más en que las audiencias crezcan a largo plazo en productos como las series?