Apocalipsis 2012: se acerca el final

El cine apocalíptico muestra en el reflejo del espejo cinematográfico todos nuestros miedos, pesadillas y paranoias conspirativas: zombis, catástrofes naturales, guerras nucleares o invasiones alienígenas. El 21 de diciembre puede ser el día en que todo termine.

La pequeña pantalla está inundada de documentales más o menos serios que muestran la vida de aquellos que consideran que el fin del mundo está próximo y están realizando un enorme esfuerzo para asegurar su supervivencia en el futuro. Se trata del movimiento "prepper" que seguramente conocerás gracias a la serie de National Geographic Los que se preparan para el fin del mundo. Almacenar comida, blindar el hogar, salvar radios y aparatos que funcionan con baterías en cápsulas de Faraday caseras, contruir un búnker subterráneo... son algunas de sus estrategias para sobrevivir al desastre. Pero ¿realmente está próximo el final?

El cine reciente parece estar gritando que sí. Las posibilidades son variadas, podría tratarse de una invasión alienígena como en All You Need Is Kill, una enfermedad contagiosa y letal como en El origen del planeta de los simios, la infertilidad masiva como en Hijos de los hombres, un desastre nuclear como el que se rememora en Land of Oblivion o un extraño fenómeno meteorológico como en Fin. Tormentas solares, meteoritos, inundaciones, glaciaciones, la inversión de los polos magnéticos...

¿Sientes dependencia por el móvil? Pues supón que es imposible generar electricidad... El retroceso sería similar al que trataba de mostrar la magnífica cinta La carretera, adaptación de la igualmente sobresaliente novela de Cormac McCarthy.

También hay una clara línea de pensamiento que piensa que el peor cáncer del planeta Tierra es el propio ser humano y que su erradicación no sería a fin de cuentas más que una liberación. Hay quienes se han adelantado a este hipotético escenario mostrándonos como sería La vida sin nosotros. ¿Cuánto tiempo tardaría en desaparecer nuestra huella?

Otros han optado por mezclar sanamente dos ingredientes: el apocalipsis y el sentido del humor. En esta línea está la episódica Doomsday Book, que se merece una mención especial por su originalidad.

Puede que sencillamente estemos al final de un ciclo porque es recurrente la pesadilla en la que nos sumergen los últimos relatos cinematográficos y los documentales más recientes. Auqnue quizás la moda remita cuando superemos el 2012. Pero pensemos, ¿qué hacer mientras se acerca la apoteosis? Abel Ferrara en 4:44 Last Day on Earth (película que hemos podido ver recientemente en el Festival 4+1 y que está disponible en Filmin hasta el 30 de noviembre) nos da algunas ideas.

El juego de la supervivencia

Si pasamos al terreno de los videojuegos, hay bastantes referencias al fin del mundo (especialmente de moda está la de Assassin´s Creed III que, de hecho, es fiel al calendario maya), pero lo más común es encontrar títulos que nos hablan de "lo que pasó después". Ambientaciones post-apocalípticas, vaya. Ese es el arranque de la historia en Rage, donde las influencias de la saga Mad Max son evidentes, con sus terrenos desérticos y sus bandas de influencia punk peleando por el territorio.

También acerca de sobrevivir, pero en un entorno más urbano, trata I Am Alive, en el que el final es sólo el comienzo de una etapa todavía más dura. Si resulta que la raza humana está tan irremisiblemente perdida, lo que debería ocurrir es lo que plantea Tokyo Jungle: un mundo en el que la humanidad se ha extinguido y los animales toman las ciudades para recuperar su lugar en el mundo.

Pero tranquilos, el mundo no se puede acabar aún. No sería justo. Por lo menos, hasta que no sepamos si al final sale Final Fantasy Versus XIII o no, el Destino debería darnos algo de cuartelillo.