Así nos verá Kinect en Xbox One

Aunque su uso ya no sea obligatorio en Xbox One pese a que venga de serie en cualquier pack de la consola, Kinect será una pieza importante de la estrategia de Microsoft con su plataforma, tal y como ha ocurrido en los últimos años de vida de

Xbox 360.

La idea de un periférico capaz de identificar los movimientos de un usuario y responder a ellos según sea la necesidad no es precisamente una novedad, y menos en el mundo de las consolas, pero Microsoft intentó con Kinect llevar a nuestros salones (que tenían que ser enormes para su correcto funcionamiento, para qué negarlo) los últimos avances de la visión artificial aplicados al mundo de los juegos.

Por desgracia, pocos títulos hasta la fecha han logrado aprovechar el potencial de Kinect en Xbox 360, quedando relativamente olvidado tanto para los desarrolladores como para los usuarios, y más con las promesas de la next gen a la vuelta de la esquina. Para bien o para mal, la nueva versión del periférico volverá bastante mejorada con Xbox One, siendo diez veces más potente en palabras de desarrolladores de Rare que su versión original.

Podéis haceros una idea de las posibilidades de Kinect 2.0 gracias a los dos vídeos que hoy nos acompañan en los que Microsoft Research nos deja ver cómo detecta e interpreta nuestros movimientos ante la cámaro, llegando incluso a determinar nuestro pulso en cada momento o a leer los labios en la oscuridad. A partir del 22 de noviembre, que será cuando Xbox One irrumpa en Europa, podréis comprobar vosotros mismos de qué pasta está hecho.