Assassin's Creed Unity no es posible a 1080p y 60 FPS en consolas

Vincent Pontbriand, productor de Assassin's Creed Unity, se enfrenta a su palabras sobre la resolución y tasa de imágenes por segundo para justificar la decisión de Ubisoft al respecto.

Hace unos días estalló una polémica bastante importante en torno a Assassin's Creed Unity, su resolución y su tasa de imágenes por segundo. Su productor, Vincent Pontbriand, anunció que todas las versiones del juego en consola irían a 900p y a 30 FPS estables, lo que no sentó demasiado bien a la comunidad en general en varios sentidos.

Tras estas declaraciones, otros miembros de Ubisoft no dudaron en saltar a la palestra para defender a su compañero, justificando que la decisión tomada era la correcta desde varios puntos de vista, aunque sin demasiado acierto. Hoy, podemos decir que el principal responsable de soltar la bomba que fue dicha noticia se enfrenta a sus palabras y justifica la decisión de la compañía francesa poniendo varios argumentos sobre la mesa.

Assassin's Creed Unity es el primer juego de la saga desarrollado única y exclusivamente para la nueva generación. El equipo lleva cuatro años trabajando en él con la intención de conseguir una experiencia totalmente novedosa, lo que ha conllevado a reinventar los pilares de la saga como el combate, el sigilo o la exploración, dándonos la posibilidad de entrar en multitud de edificios en vez de quedarnos en los tejados. La consecuencia directa de esta evolución es dar una mayor libertad al jugador, y conseguirlo sin tiempos de carga es un reto para cualquier desarrolladora que se lo proponga.

Entendiendo esa idea, hay que considerar que en Assassin's Creed Unity viviremos la Revolución Francesa en plena París, lo que nos llevará a encontrarnos a una cantidad colosal de NPC por las calles de la ciudad del amor. En anteriores entregas de la franquicia quizá encontrábamos entre 100 y 150 NPC, mientras que en la que protagonizará Arno el número ascenderá a millares. Y podremos interactuar con todos ellos, por lo que la inteligencia artificial de dichos agentes también es un peso a añadir al procesamiento.

Por otra parte, la recreación que ha hecho Ubisoft de París en Assassin's Creed Unity es a escala real, lo que supone unas medidas monstruosas un tanto complicadas de gestionar. Tampoco podemos olvidar que el cooperativo para cuatro jugadores pondrá a otro nivel la experiencia de la saga.

Dicho esto, es obvio que Assassin's Creed Unity lleva un paso más allá a nivel técnico las consolas de nueva generación, por lo que decidir que el juego está bloqueado a una resolución de 900p y a 30 FPS, escapando del estándar soñado de los 1080p y 60 FPS, es una decisión tomada para que la experiencia jugable sea la prometida y no para ocultar que Xbox One y PlayStation 4 no están a la misma altura en estos momentos, por mucho que sea una idea que seguirá rondando por las cabezas de muchos. Que sí, no sería ilógico que la compañía adaptara cada versión a las posibilidades de cada consola, pero lejos de haber una mano negra moviendo los hilos parece que los argumentos con los que justifican su decisión son bastante coherentes.

Resumiendo: para conseguir cumplir las promesas de Assassin's Creed Unity en lo que respecta a su jugabilidad era necesario rebajar su resolución y su tasa de imágenes por segundo. Una ciudad a escala real, miles de NPC a la vez en pantalla, sin tiempos de carga, exploración absoluta y cooperativo a cuatro personas... este 'downgrade' es un mal menor viendo las bondades que se nos vienen encima a partir del 13 de noviembre a Xbox One, PlayStation 4 y PC, ¿no creéis?

Ir a la ficha Escribe tu análisis