Betrayer fija el 24 de marzo como fecha de su lanzamiento

Betrayer, la extraña aventura en blanco y negro, desarrollada por el estudio Blackpowder Games para PC, ya tiene fecha de lanzamiento. Será el 24 de marzo cuando podamos recorrer las tierras del Nuevo Mundo.

Ya se estaba haciendo esperar Betrayer desde que fue anunciado en agosto de 2013 pero, por fin, podremos disfrutar de esta nueva aventura para PC a partir del 24 de marzo. Desarrollada por Blackpowder Games, algunos de sus integrantes desarrolladores de los juegos F.E.A.R y No one lives forever, sólo estaba disponible a través de Steam en Early Access, a un precio de 18,99 $ (13,99 €) Pero el 24 de marzo nos llegará su versión definitiva, a un precio un poco superior al del principio, un euro más.

Betrayer es una aventura de acción, en primera persona, con toques de terror, ambientada en el Nuevo Mundo, durante el año 1604. La acción comienza cuando estamos esperando para unirnos a los colonos ingleses en su lucha por conquistar la costa de Virginia. En el camino nos moveremos por una atmósfera llena de misterios en una tierra de color y vida. Tendremos momentos de exploración, en los que debemos descubrir los misterios que esconde la colonia en la que vivimos y descubrir los secretos que ocultan sus habitantes, incluida una misteriosa mujer vestida de rojo, a lo Caperucita Roja.

Craig Hubbard, diseñador y escritor del juego, ha dicho que con Betrayer han querido crear un juego pensado para el jugador, en el que hacer hincapié en la exploración y los descubrimientos. Además, ha añadido que su interés era hacer algo diferente. “Cuando vas a sacar un juego de acción en primera persona, el mayor temor es repetirse. Pero estoy seguro de que no habéis jugado nada como esto”

Una de las principales novedades que nos encontraremos en Betrayer será en el apartado visual pues, como os hemos dicho antes, es en blanco y negro con algunos toques de color. Algo que no suele ser muy habitual en los videojuegos, pero si menos raro en el cine, como por ejemplo en Sin City.