Bioshock Vita tendrá que esperar

Ken Levine, director de Irrational Games, ha hablado del estado de 'Bioshock Vita' y sus planes de futuro para la primera incursión de la saga en portátiles.

Ken Levine es uno de esos diseñadores a los que siempre hay que seguirle la pista cuando anda trabajando en algo nuevo y abrir bien las orejas cuando tiene algo que contarnos. El creador de Thief y System Shock 2 (aunque, en la actualidad, más conocido por ser el padre de Bioshock) se encuentra completamente enfrascado en el desarrollo de Bioshock Infinite, uno de los títulos más esperados de 2012 que pretende volvernos a dejar con la mandíbula desencajada y los nervios a flor de piel en un entorno no tan hostil como el fondo del mar pero igual de espectacular. ¿Pero a qué dedicará su tiempo después de ésta nueva entrega? La respuesta es Bioshock Vita.

El juego fue anunciado (bueno, mejor dicho 'mentado') por el propio Ken Levine en el pasado E3 2011, sin embargo no ha levantado toda la expectación que se esperaba. Puede que los principales motivos sean que, por el momento, no tenemos más que la palabra de Levine, o tal vez sea porque no será más que una versión portátil del primer capítulo de la franquicia. El hecho es que los planes de Irrational Games pasan por acercar a los poseedores de una PlayStation Vita al terrorífico y utópico universo salido de la paranoica mente de Andrew Ryan.

Según Ken Levine, actualmente el desarrollo de Bioshock Vita se encuentra en 'stand-by', en un letargo que se romperá cuando el equipo de desarrollo termine con la que es ahora mismo su principal prioridad, y es que "no pueden permitirse el lujo de destinar efectivos a otra cosa que no sea Bioshock Infinite". Vaya, que hasta unos meses después de que Infinite golpee las calles no sabremos mucho más sobre la versión portátil de Bioshock.