Bloodborne recibe un nuevo parche

Bloodborne recibe su primer parche después de su lanzamiento para arreglar varios bugs que se han localizado en el juego y mejorar la experiencia de los jugadores.

Las buenas críticas de Bloodborne no han evitado que el juego de FromSoftware se libre de los típicos bugs iniciales a los que tan acostumbrados estamos. Siguiendo con el ejemplo de casi todos los juegos que recibimos, el survival también cuenta con algún que otro fallo que el estudio de desarrollo arreglará con el parche 1.02 que acaban de lanzar.

Gracias a esta actualización ya no podremos duplicar ítems por la cara (quizá por eso no hayamos visto demasiadas quejas de los bugs) ni será posible acabar el juego en menos de 45 minutos como demostró un jugador hace unos días.

En principio, también se solucionan los problemas para continuar una partida en cooperativo a la hora de unirnos a una ya existente dentro de El Bosque Prohibido y se arreglan los problemas con la llave Lunarium.

El parche 1.02 de Bloodborne ocupa aproximadamente unos 300 megas y ya está disponible para descargar desde PSN. Después de este todavía nos quedaría por recibir la actualización con la que Sony promete acortar los tiempos de carga del juego exclusivo para PS4.