La Bola de Cristal cumple 30 años

Uno de los espacios infantiles más recordados de la televisión española, La Bola de Cristal, cumple 30 años hoy mismo. Parece que fue ayer cuando vimos a unos duendes punk...

Gracias a los siempre divertidos amigos de Yo fui a EGB (¡seguidlos en Twitter, por todos los faradios), descubrimos una onomástica que se nos había escapado en el Buenos Días, Hobby Consolas de esta jornada: el mítico programa de La Bola de Cristal cumple hoy 30 años.

Aquí pueden pasar dos cosas:

  • a) No sabéis de qué os estamos hablando. ¡Felicidades, aún sois muy jóvenes!
  • b) Que os haya dado un pequeño ataque de nostalgia. ¡Felicidades, disfrutasteis de este gran programa!

Fue el 6 de octubre de 1984 cuando TVE estrenó este programa infantil, que ofrecía contenidos para toda clasa de público, desde niños pequeños hasta adolescentes. Lo interesante es que no se contentaba con incluir contenidos educativos, sino que también se dejaba contagiar de la "movida" de los años 80 y trasladaba todas las novedades culturales a ese espacio: la nueva fiebre por la televisión, el punk y hasta la política conformaban una amalgama que parecía demasiado transgresora para algunos, pero que para los niños suponía toda una revolución: sin dejar de divertirlos, se los trataba como pequeños adultos que eran capaces de ironizar sobre la actualidad.

Por supuesto, lo que todos recuerdan en cuanto se nombra La Bola de Cristal son sus rocambolescos protagonistas: los Electroduendes y la malvada Bruja Avería destaban sus travesuras bajo el auspicio de una jovencísima Alaska (y su librovisor) que ya había comenzado a despuntar con grupos como Dinarama.

El celebérrimo tema que podéis escuchar aquí arriba era un perfecto resumen del programa, con expresiones tan divertidas y "actuales" para la época como "me importa un baudio" y "¿qué tiene esta bola, que a todo el mundo le mola?". Hoy pueden sonar inocentonas, pero en la época sorprendieron al público por su frescura. Por supuesto, la mayoría de los espectadores no sabían qué era eso de baudio o "Faradio, faradio".

Las marionetas, lejos de seguir la estética "amable" de Barrio Sésamo, optaron por heredar ese punk del que os hablábamos y mezclarlo con la mitología europea para crear unos seres que a los más pequeños podrían dar hasta miedo (¡que sí, que a mí me asustaba la Bruja Avería!), pero sus divertidas expresiones hacían inevitable soltar alguna carcajada que otra.

En sus emisiones, muchos telespectadores vieron actuar por primera vez a Pedro Reyes o Pablo Carbonell.

En 1987, la nueva dirección de TVE echó el freno a las comunes críticas políticas del programa, que no escondía su "izquierdismo". Así, se dio por finiquitado el espacio en 1988, tras lo que llegaría el también curioso Cajón Desastre con Miriam Díaz Aroca.

30 años después, el programa ideado por visionarios como Lolo Rico o Gerardo Amechazurra mantiene toda su fuerza, en un panorama televisivo en el que la programación infantil queda relegada a los canales temáticos como Clan o Boing. Los espacios creados en las propias cadenas de TV cada vez son más escasos. Parece que tendremos que desenseñar a desaprender cómo se deshacen las cosas.