Cambios en la cúpula de Sony

Los efectos de la crisis en PSN pueden ser más que amplios, aunque aún está por ver hasta qué punto afectan a la industria de los videojuegos. Sin embargo, como sucede en este tipo de problemas, Sony también tiene que buscar culpables entre sus dirigentes, aunque lo haga de forma elegante y con mucho tacto.

Los días que pasaron entre el robo de datos y la comunicación pública de los problemas puede ser motivo suficiente para que el padre de PlayStation se jubile este año. Ken Kutaragi se ha hecho famoso por frases que quedarán para la posteridad (¿alguien puede olvidar aquel grito de Riiiidge Racer en el Tokyo Game Show de 2006? o su, "no me preocupan Wii o Xbox 360" también ese año...), pero también por darnos PlayStation. El genio detrás de la consola que ha sido símbolo de varias generaciones se retira este año y deja las riendas a Kazuo Hirai. Sin embargo, como es habitual, los consejos de Kutaragi San estarán presentes en la compañía.

Por otro lado, un europeo será quien dirigirá Sony Computer Entertainment a partir del 1 de septiembre, Andrew House. El nuevo equipo directivo, al que no le falta experiencia, verá el nacimiento de PlayStation Vita y tendrá que preparar el camino para la siguiente generación, que sustituirá a PS3 en los próximos años. Sus retos también incluirán el cambio hacia un sistema basado en los medios online y la integración con la televisión o los diversos campos con que los videojuegos parecen ser un elemento cada vez más importante de la sociedad.