¿Castores zombies? No, su nombre es Zombeavers

Zombeavers nos presenta a tres adolescentes universitarias que se van con unos amigos a la casa del lago para pasar unos animados días de descanso con todos los ingredientes típicos que podríamos ver en una peli americana de este tipo: algo de alcohol, desmadre y, quién sabe, quizá un poco de sexo. Hasta aquí todo parece normal, pero llega el momento que descubren que están rodeados de una de las amenazas más peligrosas vistas hasta la fecha en una película. No amigos, no se trata de Jason, ni Fredy, ni el tipo ese de la máscara de Scream... ¡son castores zombies!

Como podréis suponer al principio todo serán bromas pesadas y meterse con la chica de turno que sólo es culpable de ver el primer zombeaver rondando por su bañera (¿qué culpa tiene el pobre de querer un poco de carne?); hasta que los castores entran en acción y empiezan a convertirse en la peor pesadilla de los inmaduros protagonistas que tendrán que arreglarselas para conseguir escapar del sitio en mitad de la nada en el que se encuentran... con vida.

Los beavers (castores) no se andarán con chiquitas y hasta el perro que acompaña a las universitarias comprobará la fuerza que pueden guardar en sus dientes, más todavía si hablamos de castores zombies. Más allá de los tópicos que veamos una vez se estrene Zombeavers, al menos podemos decir que se atreve con una propuesta interesante por lo original que resulta. Los productores de American Pie o The Ring habrán pensado que, ya que está tan de moda todo lo relacionado con zombies, ¿por qué no hacer una peli con castores zombie? Bien pensado.

Fuente: Aullidos