Cincuenta sombras de Grey: Dakota Johnson, Jamie Dornan y la segunda parte de la película

Frey

Dudas despejadas: Dakota Johnson y Jamie Dornan volverán a Cincuenta sombras de Grey siempre y cuando cobren más. Al final era una cuestión de dinero...

Cincuenta sombras de Grey no deja de levantar ampollas, hasta el punto de que Jamie Dornan y Dakota Johnson han estado bailando al filo de la navaja y con serias dudas acerca de continuar en el proyecto.

Os lo contábamos hace unos días: liderando la lista de motivos por los cuales Dornan podría dejar en la estacada al personaje aparecía el descontento de su esposa Amelia Warner con el contenido sexual de la cinta. De hecho, el actor de 32 ha confesado lo siguiente: "Amelia todavía no ha visto la película y no creo que lo haga, para ser honesto. Entendería que no quisiera hacerlo".

Dakota Johnson por su parte también ha tenido sus problemas personales con su pareja, con la que rompía tras el estreno de la cinta, así que no parece que haya sido motivo de alegría la irrupción de Anastasia Steele en su vida... 


Tampoco es que la crítica haya sido especialmente clemente con la primera adaptación de la saga de E. L. James. Su rotundo éxito en taquilla (ha superado ya los 500 millones de dólares a nivel mundial y se ha convertido en la cinta más taquillera en 50 mercados) se ha desinflado con rapidez y no ha paliado los nefastos comentarios que han acompañado al estreno de la película. Y es que por este lado tampoco ha habido una especial cordialidad entre la autora de las novelas y la directora de la película Sam Taylor Johnson, que no se hará cargo de la secuela.

 

Según informa The Hollywood Reporter, ambos intérpretes tratarán de renegociar sus salarios para las futuras secuelas aumentando notablemente su caché. Cada uno cobró 250.000 dólares por su trabajo en Cincuenta sombras de Grey, un sueldo que puede sonar algo ridículo ahora a la vista del exitazo de la peli. También recibieron un bonus por el gran rendimiento en taquilla de la película, pero no tenían ningún acuerdo de beneficios vinculado a la recaudación, por lo que sus ingresos finales no están a la altura, en proporción, de lo recaudado.

 

Los dos intérpretes habrían firmado un contrato por participar en las tres entregas pero tratarán de mejorar su condición salarial, pasando a sueldos de siete cifras tal y como hiciera Jennifer Lawrence en su día tras el pelotazo de Los Juegos del Hambre. Pasó de embolsarse 500.000 dólares por la primera entrega a los 10 millones, una burrada, vamos, pero es justo si tenemos en cuenta que es el gran reclamo comercial de la franquicia.

 

Sea como fuere, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas, las dos secuelas de Cincuenta sombras de Grey no llegarán hasta al menos 2017.