Codename Kingdoms emigra en Crytek

Codename Kingdoms fue anunciado hace casi un año, como título exclusivo para Xbox 360. Sin embargo, salvo por el nombre de sus creadores, Crytek, y que se trata de un juego de ambientación fantástica, poco se sabe de esta nueva franquicia. Este junio, seguramente, el próximo E3 nos dará más pistas, dentro y fuera de la conferencia de Microsoft.

Desde Crytek, parecen confiar en que Codename Kingdoms confirme el camino iniciado con Crysis 2 y que su tecnología, CryEngine, sea considerada un referente como lo pueda ser Unreal Engine de Epic o Id Tech. Sin embargo, su juego exclusivo para Xbox 360 ha tomado un nuevo rumbo en fechas recientes.

Codename Kingdoms comenzó su desarrollo en Crytek Budapest. Ahí ha permanecido durante meses, hasta que la central de la compañía se ha hecho cargo del proyecto. Al parecer, se trata de un juego muy importante para el futuro de la marca y la decisión confirma la proyección del título. El cambio en ambientación y la especialización en Xbox 360 pueden catapultar la imagen de Crytek en el mundo de las consolas, más allá de Crysis 2.

El nuevo juego, fruto de Crytek y Microsoft Games Studios, promete destacar por su aspecto gráfico, un sistema de control innovador y mucha violencia. Precisamente, las dos primeras premisas han sido el caballo de batalla de Codename Kingdoms durante meses. Según sus creadores, desean exprimir al 110% el potencial de Xbox 360 y conseguir un título muy superior a Crysis 2, gracias a la ventaja que proporciona la exclusividad. Pero, en el control, se especula con que el título sea compatible con Kinect. Así, la imagen que nos viene a la cabeza es la de Infinity Blade y sus combates en primera persona. Algo alejado del juego al estilo God of War que se intuía en un principio.

Respecto a Crytek Budapest, su función en el futuro estará más centrada en el desarrollo de juegos para plataformas móviles, principalmente teléfonos. Sus recursos han sido repartidos entre diferentes delegaciones de Crytek y, de paso, ha habido despidos en sus oficinas por un problema de duplicación de recursos. Esperemos que esto signifique un nuevo impulso para las nuevas plataformas que se abren paso, no sólo en telefonía, sino con las portátiles más tradicionales de nueva generación. ¿A quién no le gustaría llevar su partida de Crysis 2 (o 3) en el bolsillo y seguirla en casa, con sólo cambiar de pantalla?