El combate y las armas de Assassin's Creed 3

Como si de una serie de televisión se tratase, ya está aquí el segundo capítulo de 'Inside Assassin's Creed 3', en el que Ubisoft nos cuenta a fondo una de las partes más importantes de cualquier entrega de la franquicia: los combates, las armas y las tácticas que podremos seguir para enfrentarnos a nuestros enemigos (la mayoría de las veces, por no decir todas, en clara inferioridad numérica).

La Guerra de Independencia fue una de las batallas más brutales y sangrientas en las que se ha visto involucrada Estados Unidos (salvando las Guerras Mundiales, claro está), y en Assassin's Creed III esa crueldad se verá fielmente reflejada en todo momento: campos llenos de cadáveres, soldados mutilados... y, cómo no, nuestra peculiar habilidad para hacer que aquellos que se atrevan a enfrentarse a nosotros sangren por algún que otro orificio.

Los mosquetones eran una de las armas de fuego más utilizadas en la época, con balas de un calibre capaces de dejarte un bonito y doloroso 'boquete', pero lo peor no llegaba con los disparos, sino cuando, en vez de volver a cargar, el enemigo se abalanzaba sobre ti con la bayoneta preparada para apuñalar, y sí, nosotros tendremos que enfrentarnos a esta situación.

Por suerte Connor no irá precisamente desarmado: tomahawk, pistolas de chispas, arco, cuchillo... cualquier cosa será un arma letal en manos de éste asesino profesional. Y cuando las cosas se pongan más feas de lo esperado siempre podremos utilizar nuestra agilidad y habilidades de sigilo para volver esa desventaja en una simple anécdota. Ahora bien, que Connor sea una máquina de matar no quiere decir que las cosas vayan a ser pan comido.

Ir a la ficha Escribe tu análisis