Cómo fue el diseño de Xbox One y su mando

Podrá gustar más o menos a los usuarios, pero se dio muchas vueltas a los diseños finales de Xbox One y de su mando. Carl Ledbetter trabajó en ellos y ha explicado el duro trabajo que realizaron. Nosotros os lo contamos aquí.

Carl Ledbetter, diseñador de Xbox One ha explicado el proceso de diseño de la nueva consola de Microsoft y de su mando. Nosotros os contamos cómo se llegó al diseño final con el que hoy todos relacionamos a Xbox One, y os avisamos que no fue nada fácil para la compañía decantarse por él, según lo ha informado la Microsoft desde su página web.

Ledbetter y su equipo trabajaron durante dos años sin parar diseñando la consola, en total hicieron más de 75 diseños diferentes porque “teníamos que satisfacer los deseos de los jugadores y fans de Xbox, y al mismo tiempo extender la mano a la gente nueva. Fue un gran reto”. Además Ledbertter asegura que quería hacer que Xbox One pasara desapercibida en la sala de estar, permaneciendo en un segundo plano pero dando la sensación de robusted y fiabilidad.

Sobre el diseño del mando comenta que Microsoft nunca les pidió que modificaran el de Xbox 360 ya que consideraban que era perfecto y estaban nerviosos por lo que ocurriría de cambiarse, “si no está roto, no lo arregles” comentaba a modo de broma. Aun así probaron con más de 1000 pares de manos para evaluar las pruebas del mando de Xbox One, con los resultados más satisfactorios que se podían imaginar. “La forma general del mano se sentía bien, y la gente podría utilizar el nuevo diseño de manera igual o mejor que el que tan buenos resultados dio en Xbox 360”.

Así que después de dos largos años de prueba de diseños de consolas y mandos, Microsoft llevó al mercado su Xbox One tal y como hoy la conocemos. Ellos están muy contentos con el resultado final, por algo lo trabajaron tanto, y aunque haya habido bromas desde el día que se presentó al mundo, Carl Ledbetter se siente más que satisfecho y orgulloso de lo conseguido con su esfuerzo.