Se confirma el hackeo de Battle.Net

Jugar a Diablo 3 o StarCraft II tiene sus riesgos, ahora también, fuera de la pantalla del ordenador. Unos hackers han entrado en el sistema Battle.Net, según confirma la propia Blizzard.

El comunicado oficial de Mike Morhaime, presidente y co-fundador de Blizzard, no deja lugar a dudas. Battle.net ha sido hackeado y no está claro si ha habido robo de datos entre sus millones de usuarios. Por lo tanto, la recomendación es la misma que durante el pasado viernes, cuando se envió un aviso a todo aquel que esté registrado en el sistema que mueve Diablo 3, StarCraft 2 o World of WarCraft: cambiar las claves de acceso.

El mensaje oficial es claro, aunque deja demasiadas dudas en el aire. Por ahora, desde Activision-Blizzard se encuentran en pleno trabajo de investigación. Las autoridades competentes fueron informadas y la vía oficial también está en marcha, con lo que se esperan datos más concretos en cuanto los investigadores den vía libre a la liberación de estos.

Según nos cuentan, lo que ha sucedido se limita, por ahora, a un acceso ilegal y no autorizado a la red interna de Blizzard. El acceso se cerró de forma rápida para evitar males mayores. Por ahora no se han encontrado evidencias de que se haya puesto en peligro información personal. Es decir, desde la compañía no confirman si los datos de cuentas bancarias, tarjetas de crédito, direcciones de facturación o nombres reales han sido comprometidos.

Las direcciones registradas en Battle.net, fuera de China, son las que pueden haber tenido problemas. Para los jugadores en servidores norteamericanos, que incluyen Norteamérica, América latina, Australia, Nueva Zelanda y el sureste de Asia, el problema se extiende a la pregunta de seguridad y el uso de identificadores con teléfono móvil o digital ID. Eso sí, desde Blizzard quieren dejar claro que con los datos que puedan haberse sustraído no es suficiente para ganar acceso a las cuentas que pudieran haber sido afectadas.

La recomendación para todos los usuarios es sencilla, cambiar la contraseña y pregunta de seguridad. Además, si se ha usado la misma contraseña en otros servicios, como cuentas de correo, conviene acceder a ellos y proceder a su cambio también. Por supuesto, más en estos meses, conviene que no hagamos caso de mensajes de email en los que se nos pida algún tipo de dato personal, porque pueden ser intentos de aprovechar la situación por parte de usuarios malintencionados. Lo dicho, a cambiar la contraseña, sobre todo quien no lo haga con frecuencia, como indican las guías de usuarios online más habituales.