El creador de Flappy Bird: «Sólo he alcanzado 150 puntos en mi juego»

Dong Nguyen, creador del famoso Flappy Bird para móviles, ha asistido a la Gamelab de Barecelona celebrada del 25 al 27 de junio, donde ha revelado interesantes curiosidades sobre el juego que se ha convertido en un fenómeno de masas, incluida la puntuación máxima que ha alcanzado en su propio juego.

Nadie dijo que construir un avión implicase saber pilotarlo a la perfección. Ese parece ser el caso de Dong Nguyen, el joven desarrollador vietnamita que se ha hecho de oro con el juego para Android e iOS Flappy Bird, cuyo fenómeno ya es comparable a los célebres Angry Birds o Candy Crush Saga.

En una reciente charla durante la feria Gamelab de Barcelona, Nguyen ha revelado datos inéditos sobre su adictiva creación, que ha llegado a generar 50.000 dólares diarios en concepto de ingresos publicitarios, ya que el juego es gratuito: "cuando empecé a jugar solo alcanzaba 40 puntos, aunque ahora ya rondo los 150", afirma. Una cifra sorprendentemente modesta si la comparamos con la puntuación máxima del mejor jugador vietnamita, que alcanza los 800 puntos.

Igualmente interesantes han sido sus declaraciones sobre la repentina retirada del juego ante su inesperado éxito: "Creé Flappy Bird para que los jugadores disfrutaran con partidas cortas, pero cuando vi que para algunos se había convertido en una adicción, decidí retirarlo", asegura.

24 horas antes de su desaparición en las tiendas digitales, el número de descargas se multiplicó exponencialmente y se llegaron a subastar móviles con la aplicación instalada a precios desorbitados, aunque desmiente que se tratase de una campaña de marketing: "Lógicamente, como programador tengo que ganar dinero para poder seguir dedicándome a esto, pero por encima de todo pienso en los usuarios", confiesa. 

Para ello, Nguyen defiende el modelo de negocio de juegos gratuitos financiados con anuncios insertados en el propio juego: "Para los pequeños desarrolladores, esta es sin duda la mejor opción para ganar dinero".

Sin embargo, no todo han sido buenas noticias para Nguyen, que también ha recordado las acusaciones de plagio que acarreó el diabólico juego: "Lo que menos me ha gustado de todo lo que se ha dicho es que mi juego era un clon de otros. Desde que leí aquello no he vuelto a leer prácticamente nada de lo que dicen de mí o de Flappy Bird". Además, niega que Nintendo se haya puesto en contacto con él para emprender acciones legales contra su obra, cuyas tuberías recuerdan irremediablemente a Super Mario Bros, así como el aspecto del pez-pájaro protagonista.


Respecto a su inspiración, Nguyen afirma haberse basado el clásico ping-pong: «La idea era mantener siempre el bote de la "pelota". Desde el principio me atrajo el hecho que es un juego muy fácil de jugar, pero a la vez resulta difícil llegar a una puntuación alta, por lo que tienes que ser muy habilidoso». Bien lo sabe Nguyen a juzgar por su tímida puntuación, que demuestra el grado de obsesión al que han llegado miles de jugadores por culpa de este adictivo pajarito. Y esto nos lleva a preguntaros: ¿cuál es vuestro récord en Flappy Bird? ¿Sois más virtuosos que su propio creador?