El creador de The Wire se interesa por la historia española

David Simon, el creador de la estupenda serie The Wire, ha reconocido que le gustaría realizar una serue sobre la Guerra Civil española y la dictadura, aunque es consciente de que su visión, no sería recibida calurosamente.

Como bien sabéis los que habéis visto The Wire, David Simon es un tipo que no tiene pelos en la lengua y que trata de mostrar la realidad por cruda que ésta sea. No os perdáis sus declaraciones: 

"creo que tras la transición se produjo una especie de fenómeno de amnesia nacional y se decidió pasar por alto los acontecimientos de la Guerra Civil y de la dictadura. Sería bueno contar algunos de los secretos que se han ido tapando", explica el escritor, guionista, periodista y productor estadounidense.

 

 

Sus motivaciones para interesarse por la historia reciente española parten de un episodio familar centrado en un primo de su madre, inscrito en las brigadas internacionales para venir a luchar, aunque la madre del chaval "hizo que le arrestasen con la acusación falsa de haberle robado sus joyas". Fue la estrategia que encontró para que le devolviesen a Estados Unidos.

 

Por otra parte, considera que hay lagunas que no se han cerrado a día de hoy: "lo que ocurrió en el 36 en España fue un especie de ensayo para un debate político que todavía se está celebrando hoy en día en el mundo y creo que no está bien obviar la verdad aunque sea en aras de la unidad nacional".

 

De momento, David Simon está dándole forma a la cuarta y última temporada de Treme, de la que es creador, productor y ha dirigido varios episodios. HBO emitirá los 5 episodios que restan para terminar a partir del 1 de diciembre de este año. Pero trabajo no le falta porque ya está trabajando e una serie sobre la historia de la CIA, la Agencia Central de Inteligencia de EE. UU. Sobre ella ha dicho que es "una serie bastante compleja y de guiones difíciles porque está basada en hechos reales. Desde la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos ha estado pisoteando medio mundo". Así que parece que la polémica está servida.