Los creadores de Bulletstorm creen que pagar 60 euros por un juego es una locura

El director creativo de People Can fly, Adrian Chmielarz, ha hecho unas declaraciones en las que comenta que le parece una locura pagar 60 euros por un videojuego. Os contamos los motivos por los que piensa así el miembro del estudio creador de Bulletstorm.

Pagar 60 euros por un videojuego es una locura para el equipo que creó Bulletstorm. Así lo ha asegurado Adrian chmielarz, director creativo de People Can Fly (actual Epic Games Poland), en una entrevista con el medio GamesIndustry donde ha hablado largo y tendido sobre la situación en la que se encuentra en estos momentos la industria del videojuego. Para él, los precios que se pagan ahora por los videojuegos son excesivos.

“Todo el mundo es muy listo en retrospectiva” comentaba Adrian. “mirando hacia atrás creo que nosotros fuimos posiblemnte una de las primeras víctimas de ese cambio gigantesco de los videojuegos. Hablo de cuando los videojuegos de clase media comenzaron a morir, y no me refiero a clase media en términos de calidad, lo hago más bien del hecho de que no teníamos diez modos multijugador, cooperativo y todo lo demás. Lo que se dice ahora en la industria es que si quieres vender un videojuego por 60 euros, el usuario lo tiene que percibir como si fuera por valor de 200”.

Bulletstorm era un juego de 60 euros que se vendió por 60 euros. A día de hoy pagar 60 euros por un juego es básicamente una locura cuando hay literalmente cientos de juegos de alta calidad a un precio inferior, incluso en consolas. En 2014, 60 euros por un videojuego es una locura”. Según el miembro de People Can Fly, muchos de los juegos que se venden hoy en día a este precio, no ofrecen tanta diversión como pueden hacer juegos independientes mucho más económicos.

Es por eso por lo que no ve comprensible que títulos AAA vengan a costar unos 60 euros o más cuando no ofrecen tanto como otros más pequeños que hay en el mercado. El precio de los videojuegos siempre ha sido un debate, el ejemplo más claro y cercano lo tenemos con Metal Gear Solid V Ground Zeroes, del que se discutía si merecía la pena gastarse lo que se pedía en un principio por él con la duración que iba a tener.