¿Cuáles son las 20 películas más caras de la historia del cine?

Ver galería

¿Cuánto cuesta una película? Es cierto que se puede hacer una película con poco dinero, pero en Hollywood están acostumbrados a invertir grandes cantidades con el objetivo de convertirla en éxito de taquilla. En los últimos años la inversión en películas se ha incrementado considerablemente. Si tenemos en cuenta algunos sueldos de los mejores actores de hoy en día no nos extraña. Pero hay más factores que hacen aumentar los costes, como los efectos visuales o grabar en 3D.

Según Forbes e IMDB las 20 películas más caras de la historia del cine, la cinta más cara es Piratas del Caribe: en el Fin del Mundo, aunque no es la única de la saga en esta lista. 300 millones de dólares se gastó Disney en esta película, y eso no es nada. La factoría de los sueños no tiene reparos en invertir dinero en películas. Y eso que en esta lista no se tienen en cuenta los costes de marketing, sólo los de producción. Hay que valorar que normalmente la inversión suele dar buenos resultados, aunque en ocasiones llegue a ser uno de los mayores batacazos. Ese es el caso de John Carter, la segunda cinta más cara según esta lista, con un coste de 264 millones.

Las 20 películas más caras

No sabemos en que momento los presupuestos cinematográficos pasaron a convertirse en cifras tan altas, ni el por qué. Si bien el aumento del uso de efectos visuales puede ser uno de los principales factores, y si a eso le sumamos la era de superhéroes en la que estamos sumergidos, nos salen las cuentas. Según el productor Paul Schwake: “Hay dos grandes factores: mano de obra y tecnología”. Cada toma de efectos visuales cuesta entre 70.000 y 100.000 dólares. Pero a eso hay que sumarle la mano de obra, por lo que puede llegar a costar entre 11 y 25 millones, eso teniendo en cuenta que se trate de una película con pocos efectos visuales. En las cintas de acción esos números llegan alcanzar cifras estratosféricas.

“Con cualquier película como Spider-Man o Piratas del Caribe… los estudios y directores que entran en los proyectos tienen la sensación de que deben superar en espectáculo a la versión previa”, explica Kim Masters de NPR. La espectacularidad en el cine es casi un objetivo a superar con cada nueva cinta, aún más tratándose de una saga o franquicia. Ahora bien, ¿vale la pena gasta tanto? ¿Es necesario tener más efectos y espectacularidad para sorprender y gustar?