Dark Souls 3 - Noveno jefe, localización y cómo derrotarlo

Seguimos derrotando a los jefes principales de la historia de Dark Souls 3. Si quieres saber la localización de uno de los jefes más peligrosos del juego y como derrotarle no te pierdas esta guía. 

El noveno jefe al que nos podemos enfrentar durante la historia de Dark Souls 3 es el Pontífice Sulyvahn. Lucharemos contra este jefe en la última catedral de Irithyll del Valle Boreal, acabar con este peligroso jefe es obligatorio para avanzar en la historia por lo tanto no hay forma de no encontrarlo. Si quieres saber donde localizar a los anteriores jefes de Dark Souls III o como desbloquear el resto de logros / trofeos para conseguir el 100% de DS3 no te pierdas el resto de guías.

Nada más llegar a Irithyll del Valle Boreal encontrarás la primera hoguera de la zona. Según avances por el puente verás una barrera que solo podrás atravesar si tienes el objeto Muñeco pequeño, este objeto se consigue como recompensa al derrotar al quinto jefe de la historia, los Diáconos de la Oscuridad. Al llegar a la siguiente plaza verás la segunda hoguera de esta zona y comenzará el camino hasta el jefe.

Desde esta hoguera sigue el camino que va hacia la derecha, solo tienes un camino posible y terminarás llegando a una catedral en la que encontrarás la tercera hoguera y también a Anri de Astora si es que estás siguiendo la misión secundaria para conseguir el final secreto de Dark Souls 3.

 

Desde esta catedral baja por la escalera del lado izquierdo y sigue el único camino posible hasta llegar a un rio. Sigue el cauce del rio hacia el lado izquierdo hasta ver la entrada a unas alcantarillas en el lado izquierdo, antes de avanzar por ellas ve hacia el edificio que ves al fondo para activar la hoguera de la Mansión lejana. Esta hoguera te vendrá bien para ir a por el decimo jefe más adelante.

Sigue el camino por las alcantarillas, pasa por la cocina y sigue el camino hasta subir unas escaleras. Terminarás llegando a una zona con varios perros, acaba con ellos y ve hacia la izquierda para usar un ascensor que te lleva a una puerta que puedes abrir para crear un atajo hasta la catedral donde viste a Anri de Astora. Vuelve a la zona de los perros y sigue el único camino posible hasta llegar a una gran catedral. Antes de entrar por ella baja por la escalera que ves al fondo y abre una verja para abrir otro atajo más hasta la hoguera anterior. Este será el camino más corto hasta el jefe Pontífice Sulyvahn, cuando estés preparado entra en la catedral que dejaste atrás.

 

Este jefe es uno de los más peligrosos del juego. Es un jefe muy agresivo, ataca muy rápido y es casi imposible predecir sus ataques. Si tienes problemas para derrotarle es recomendable que aumentes la fuerza y la vitalidad de tu personaje.

Todos los ataque que tiene jefe Pontífice Sulyvahn consisten en combos con ambas espadas. El mejor método para acabar con este jefe consiste en equiparte el escudo y dar vueltas alrededor del jefe, si usas esta táctica el Pontífice Sulyvahn fallará la mayoría de sus golpes y los pocos que lleguen a alcanzarte serán bloqueados por tu escudo por lo apenas correrás peligro. Espera a que termine realizar alguno de sus combos y atácale dos o tres veces como mucho antes de repetir la táctica.

 

Cuando hayas conseguido reducir la vida del jefe un tercio verás que se arrodilla en el suelo, apártate corriendo para no sufrir daño de la nube de gas que genera y prepárate para la segunda fase del combate.

 

Desde este momento el Pontífice Sulyvahn será más rápido y agresivo en sus ataques aunque el modo de completar esta fase es la misma que antes. Céntrate en usar el escudo, da vueltas alrededor del jefe y ataca cuando veas la mínima oportunidad. Quítale toda la vida que puedas porque al poco tiempo de comenzar la segunda fase comenzará el verdadero peligro del combate. 

 

Según avance la segunda fase llegará un momento en el que el Pontífice Sulyvahn levante su espalda frente a su pecho e invoque a un clon fantasma, cuando empiece a invocarle ataca a ambos jefes antes de se separen para quitarles vida a ambos.

Este clon fantasma tiene los mismos ataques que el Pontífice Sulyvahn y algunos nuevos. En uno de ellos salta hacia tu posición y cae en picado, en otro hace salta y cae en el mismo sitio para generar una gran explosión en área y también tiene otro en el que lanza un mortal rayo hacia tu posición. El mayor peligro de el clon fantasma es que en realidad es un "espejo" del jefe principal. El primer en realizar los ataques era el clon fantasma y justo después será el jefe quien realice ese mismo ataque por lo tanto este combate se puede convertir en una pesadilla dependiendo de los ataques que usen. Ten en cuenta que el clon fantasma tiene la vida de un enemigo normal por lo tanto no te costará mucho acabar con él. Aprovecha el momento en el que le invoca para quitarle toda la vida que puedas o incluso matarlo antes de que se separen.

Finalmente ten en cuenta que el Pontífice Sulyvahn invoca al clon fantasma de forma infinita durante el resto del combate. Cada vez que acabes con el clon fantasma solo tendrás un determinado tiempo antes de que lo invoque de nuevo.

 

Una vez que derrotes al jefe Pontífice Sulyvahn conseguirás el logro / trofeo Pontífice Sulyvahn y el Alma del Pontífice Sulyvahn.