Dark Souls 3 - Quinto jefe, localización y cómo derrotarlo

Hemos acabado con el mal que reina en la Catedral de la Oscuridad. El Diácono de la Oscuridad ha sido derrotado y a continuación te explicamos su localización y como acabar con este jefe.

Aunque pueda parecer que el quinto jefe de Dark Souls 3 es uno de los jefes finales secundarios del juego, en realidad es obligatorio acabar con este jefe para conseguir un objeto que hace falta para avanzar en la historia principal. Si quieres más información sobre cómo llegar hasta esta zona o como conseguir el resto de logros / trofeos para conseguir el 100% en Dark Souls III no te pierdas el resto de nuestras guías de DS3.

Al jefe final Diáconos de la Oscuridad lo encontraremos en la Catedral de la Oscuridad y para llegar hasta aquí es obligatorio que hayas acabado con el jefe Sabio de Cristal, el cuarto de los jefes finales de Dark Souls III en el Camino de los Sacrificios. Al derrotar al cuarto jefe se desbloquea un camino en la misma zona donde transcurre el combate, sigue este camino hasta llegar a la Capilla de purificación y activa la hoguera.

 

Sal de la capilla y sube por las escaleras para llegar hasta un cementerio, la primera zona de la Catedral de la Oscuridad. Avanza recto por la zona hasta el otro extremo para llegar hasta un puente que te lleva a un cementerio fuera de la catedral.

 

Desde esta zona sube por las siguientes escaleras hasta ver una gran puerta de color azul que no puedes abrir. Según la miras ve hacia la derecha para llegar hasta una zona con tejados,  tu objetivo en esta zona será cruzarlos y llegar hasta el extremo opuesto para entrar por una gran puerta que te llevará al interior de la catedral.

 

Avanza por el pasillo de la izquierda, cruza el comedor y en la siguiente sala ve hacia la izquierda para bajar por un ascensor. Sigue este camino para abrir el primero de los atajos que te llevan hasta la capilla del comienzo de la zona. Vuelve a subir por el ascensor y sigue por el camino que principal en vez de bajar por la escalera para llegar a una zona en la que verás a un gigante. Pasa esta zona corriendo para evitar ser golpeado y baja las siguientes escaleras para llegar a una especie de capilla, aquí deberás salir por el lado izquierdo para llegar a la parte baja de la zona de los gigantes. Nada más llegar verás al otro lado de la zona un camino que te lleva hasta unas escaleras que bajan, sigue este camino para abrir un nuevo atajo hasta la capilla donde comienza esta zona.

 

Vuelve a la zona de los gigantes. Ve hacia la izquierda según llegas a la zona para ver a un gigante que protege el acceso a una escalera. Corre hacia la escalera pasando por debajo de las piernas del gigante y al subir llegarás a otra capilla que tiene un altar derruido en la zona central. Según llegas a la zona verás una salida en el lado opuesto de la zona, sigue por ese camino para llegar hasta la gran puerta principal de la catedral y ábrela para abrir el atajo más cercano hasta el jefe. Vuelve hasta el altar y rodéalo para encontrar las escaleras de bajada que te llevarán hasta el lugar donde lucharás contra el jefe Diáconos de la Oscuridad.

 

Al entrar verás a muchos diáconos repartidos por toda la zona. Todos los enemigos atacan con sus armas de mano o lanzando bolas de fuego hacia tu posición, son dirigidas pero fáciles de esquivar. Para que el jefe vaya perdiendo vida debes centrarte en atacar al diácono que tiene en su interior el alma de color rojo, cuando acabes con ese diácono verás que la vida del jefe desciende y el alma entrará en otro cuerpo. Tienes un tiempo determinado para acabar con el diácono que tiene el alma por lo tanto intenta acabar con él antes de que cambie. Debes seguir acabando con el diácono que tenga el alma roja hasta que el jefe pierda la mitad en su vida aproximadamente, en este momento comenzará la segunda fase del combate. 

 

Nada más empezar la segunda fase verás aparecer al verdadero Diácono de la Oscuridad en el suelo cercano a la estatua central. El jefe aparecerá acompañado de enemigos de varios tipos diferentes y cada uno de ellos realizará una acción diferente durante el resto del combate.

Los primeros enemigos con los que debes acabar son los dos que llevan las túnicas de color azul, estos enemigos curarán al Diácono de la Oscuridad si su vida desciende demasiado.

El segundo enemigo importante son los más altos, estos enemigos son infinitos y cada cierto tiempo iniciarán una maldición. Al lanzar la maldición aparecerá una barra en pantalla que en caso de llenarse perderás la vida. Cuando veas aparecer la barra busca a cualquiera de estos enemigos en la zona y atácale un par de veces para que dejen de realizar la maldición.

Finalmente el verdadero Diácono de la oscuridad. Este personaje tiene una habilidad en la que carga una poderosa bola de energía oscura que va directa hacia tu posición, es fácil de esquivar pero muy rápida. En caso de golpearte perderás una gran cantidad por lo tanto ten mucho cuidado.

 

Cuando derrotes al verdadero Diácono de la Oscuridad conseguirás el logro / trofeo Diáconos de la Oscuridad, el Muñeco pequeño y el Alma Diáconos de la Oscuridad.