El creador del primer God of War defiende a Satoru Iwata

David Jaffe, creador de God of War y Twisted Metal ha dedicado buenas palabras a Satoru Iwata, presidente de Nintendo, y no piensa que este último deba dimitir pese a los problemas que está atravesando.

Mucho se ha hablado sobre Nintendo desde ayer, cuando se hicieron públicas las pérdidas millonarias que prevé la compañía. Muchos están poniendo en entredicho el liderazgo de Iwata en Nintendo, pero algunas personas ilustres del sector también han salido en su defensa. Es el caso de David Jaffe, conocido por haber sido el máximo responsable del primer God of War y de la mayoría de entregas de Twisted Metal, que no cree que Iwata deba dimitir.

"Pedir la dimisión de Iwata es perder de vista lo que hace grande a Nintendo", asegura Jaffe. "Nunca tendrías éxitos del tipo de Wii si no permitieras que un tipo como Iwata también fallase. Un fracaso así puede ser una señal de que una persona ha perdido el rumbo y debe irse, pero también puede ser una señal de que una persona es aún muy relevante y tiene aún un montón de gran trabajo por hacer, y que está tomando el mismo tipo de riesgos que en el pasado le condujo a grandes éxitos pero que ahora le lleva temporalmente a algunos fracasos. Es necesario fracasar si quieres crecer y tener nuevos éxitos".

"Creo que Iwata es el segundo tipo de persona, y que sin duda se ha ganado el derecho a fallar más de lo que lo ha hecho hasta este punto. El fracaso no sólo es una opción, también es lo deseable si el objetivo es un éxito aún mayor. Y los inversores que no valoran el fracaso son idiotas".

"Muchos también pensaron al principio que la primera Wii era un mal movimiento. Lo que quiero decir es: ¿qué es un mal movimiento? Personalmente, las compañías que admiro son las que no sólo piensan en las victorias a corto plazo. Y si te fijas en la historia de Nintendo, ves que estos altibajos son lo que les hace grandes".

No es la primera vez que David Jaffe expresa sus opiniones sobre Nintendo. Curiosamente, hace unos meses afirmó que Nintendo debería venderse a Disney.