¿Debe dejar de estrenarse primero en cines?

La Comisión Europea anunció ayer la puesta en marcha de un estudio para evaluar el impacto y los posibles beneficios para la industria cinematográfica del lanzamiento simultáneo de una película en las salas de cine, televisión e Internet y vídeo por demanda.

La tecnología va por delante de la industria, eso está claro, y muy probablemente esto juega en detrimento de la búsqueda del mejor rendimiento económico para las películas. El público es exigente y quiere acceder a los contenidos con la celeridad con la que se lo pueden proporcionar sus dispositivos de consumo audiovisual.

 

Con esta iniciativa se quiere dar a conocer los beneficios que puede generar el estreno simultáneo de las cintas a través de las diferentes plataformas que existen en la actualidad, sin que tengan preferencia en el visionado las salas de cine o los festivales, según explicó la Comisión Europea en un comunicado.

 

 

La comisaria de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou, ha asegurado la importancia de que Europa también "ponga a prueba todas las posibilidades que existen para garantizar la diversidad y la rentabilidad de un mercado competitivo". El modelo está claro y viene de la todopoderosa industria estadounidense. Vassiliou ha señalado que en Estados Unidos la industria del cine ya se está adaptando a los nuevos modelos de distribución.

 

En nuestro país tenemos algunas experiencias recientes como la de Paco León, con su ópera prima Carmina o revienta, que se estrenó en julio simutáneamente en todas las plataformas de exhibición, con relativo éxito.

 

La siguiente cuestión a abordar será si las alternativas legales para ofrecer contenidos como Filmin, WuakiTV (a la que se puede acceder también desde Xbox 360), Filmotech o Youzee son suficientes... Y si la fórmula funciona para todos los casos, porque puede que el sistema de las ventanas desaparezca en un futuro no muy lejano y cambie para siempre nuestra forma predilecta de consumir cine o sencillamente se adecúe a los nuevos tiempos. ¿Qué futuro le auguráis a las salas de cine?