Desarticulada la teoría del FBI sobre el ataque a Sony: fue fruto de una venganza personal

La firma de seguridad Norse ha presentado un informe que desmonta por completo la teoría del FBI sobre ataque informático a Sony que se había atribuido al régimen norcoreano de Kim Jong-un.

Después de que el FBI hiciera pública su sospecha, aparentemente fundada, de que el ataque a Sony había sido perpetrado desde Corea del Norte, el régimen de Kim Jong-un desmintió estar involucrado e incluso mostró su disponibilidad para colaborar con las autoridades estadounidenses. En su momento y a tenor de las amenazas recibidas, esto parecía más una pose que otra cosa, pero lo mismo el tiempo acaba dándoles la razón.

Según la firma de seguridad Norse, la intrusión fue obra de seis personas: dos de ellas radicadas en Estados Unidos, una en Canadá otra en Tailandia y otra más en Singapur. Sus fuentes aseguran que la accción se realizó desde dentro, de tal modo que al menos uno de los participantes ha debido trabajar en Sony recientemente.

La investigación apunta de forma bastante clara a una exempleada experta en tecnología que habría trabajado en la compañía durante 10 años y fue despedida tras un expediente de regulación de empleo en el mes de mayo.

De cualquier forma, la tesis oficial hasta nuevo aviso sigue siendo la de que fueron los norcoreanos los artífices del ciberataque y todas estas informaciones se han puesto en manos del FBI para que dilucide hasta qué punto son fiables y comprobables. Por Internet circulan otras tantas teorías que, en cualquier caso, parecen tener un punto en común claro: de haber sido Corea del Norte la responsable, tuvo que precisar de ayuda exterior. Seguiremos informando, entre tanto aquí tenéis la crítica de The Interview, la película que se ha visto alcanzada por la polémica y que estuvo a punto de no llegar a estrenarse por contener una escena explícita de la muerte del líder norcoreano.