Descubrimos The Secret World

Hay historias que dan miedo, del bueno, del que te impide dormir porque apenas puedes dejar de pensar en ellas. Pero cada vez resulta más difícil encontrarlas. Cuando Poe y Lovecraft se pusieron a fabricar algunas las suyas, sus lectores tenían la capacidad de sorprenderse y el mundo en que vivían apenas podía reaccionar ante los terrores que nacían de lo desconocido. Precisamente, esto es lo que nos puede recordar The Secret World en cuanto echamos un vistazo a sus pantallas. Criaturas que salen del abismo, personas que se convierten en seres siniestros y bestias que apenas conservan rasgos humanos. Menos mal que, como en todas las historias de miedo modernas, tenemos unos héroes que pueden hacerse cargo de la situación.

Los inventores de The Secret World tienen también a su cargo otro título que comparte algunas características con este, Age of Conan. Sí, se trata de una nueva oferta multijugador online de FunCom, que promete cambiar la forma en que vemos este tipo de juegos. La idea consiste en convertir las típicas misiones en aventuras, que poco tienen que ver con las situaciones repetitivas y poco inmersivas de otros títulos del género. Cada vez que nos den un encargo, en The Secret World tendremos una introducción y no le faltarán escenas de vídeo. Casi como si se tratara de un juego más tradicional, pero con la ventaja de tener a nuestros amigos luchando al lado. Lo cierto es que las líneas de diálogo prometen ser interminables, lo cual nos da una idea de las pocas posibilidades que tiene el juego de llegar doblado al castellano. Pero el esfuerzo por conseguir una gran ambientación promete ser enorme, al menos en inglés.

La época que vivimos en el juego es bastante actual. Algo que se aprecia tanto en la ropa como en el tipo de personajes que podremos controlar. Todos tendrán muchas opciones de personalización, algo que parece convertirse en norma para los juegos de FunCom. Las situaciones y, sobre todo, los entornos en los que nos moveremos también dan una idea de en qué época estamos. Junto a un pueblo costero, claro homenaje a los mitos de Cthulhu, los desarrolladores han prometido un viaje alrededor del mundo. Parajes misteriosos de Egipto, New York, Seúl, Londres… la variedad promete ser la nota predominante. Sin embargo, puede que viajar de una zona a otra sea algo más transparente de lo habitual. Es decir, en lugar de ofrecernos estancias independientes e inconexas, el argumento nos invitará a viajar y continuar la lucha en otro rincón del mundo. Incluso se ha hablado de una característica que nos hará querer visitar de nuevo las mismas ciudades. Se trata de una receta secreta de los responsables del juego, que promete ser una especie de revolución.

Otra característica curiosa y que aleja The Secret World de otros juegos masivos es que carecerá de niveles para los personajes. Pero eso no es todo, tampoco habrá clases, con lo que cualquiera podrá ser aprendiz de mucho y maestro de nada, o todo lo contrario o al revés. En la práctica, lo que usaremos serán puntos que podremos cambiar por habilidades, tanto mágicas como físicas o en el manejo de armas y otros objetos. Estas podrán ser complementarias o contrarias, con efectos bien diferentes según las usemos sobre un enemigo, amigos o elementos del escenario. Así, sanar las heridas a un no-muerto puede hacerlo más fuerte o terminar con su sufrimiento, según sea el hechizo o la medicina que le apliquemos. Ese mismo ejemplo, aplicado a otra criatura, podrá tener resultados que tendremos que descubrir con la práctica y la intuición. Por ahora, hemos visto una especie de zombies, criaturas salidas del mar y algún que otro enemigo de grandes dimensiones que, inmediatamente, nos hace pensar en H. P. Lovecraft.

El catálogo de habilidades será realmente amplio, ya que estas serán uno de los alicientes para avanzar en el juego. Pero sí habrá límites en cuanto al número de ellas que podremos equipar al mismo tiempo. De esta forma, los combates podrán resultar más equilibrados y, aunque no haya clases, podremos definir papeles clásicos, como el tanque que reciba buena parte del daño del grupo, sanador, etc. Las posibilidades a la hora de definir grupos y emprender misiones prometen ser tan interesantes como enfrentarse en solitario al juego. Bien es cierto que en compañía las cosas suelen ser más divertidas, pero el estilo de The Secret World también invita a jugar el modo historia como si de un título offline se tratara. Eso sí, hará falta estar conectados todo el tiempo a los servidores del juego.

Con tres facciones principales (Dragones, Templarios e Illuminati), quizá los responsables del juego nos inviten a alinearnos y ser fieles a uno de estos grupos, dando lugar a enfrentamientos masivos PvP. Es una posibilidad que puede llegar a ser bastante espectacular. Sin embargo, después de ver cómo algunas promesas de este tipo no se materializaban en Age of Conan Hyborian Adventures, conviene ser cautos con nuestras espectativas.