Diesel se despide de Walker y Fast & Furious se retrasa

La repentina muerte el pasado sábado del joven actor Paul Walker en un accidente ha desatado una oleada de reacciones en Hollywood además del retraso del rodaje de la séptima entrega de Fast & Furious.

"Hermano, te voy a echar mucho de menos. El cielo ha ganado un nuevo ángel". Así han sido las emotivas palabras que el actor Vin Diesel le ha dedicado a su amigo y compañero Paul Walker, fallecido el sábado en un infortunado accidente, con quien ha compartido planos durante más de una década en la saga Fast & Furious (A todo gas).

 

Tras la difusión de la trágica noticia, el resto del equipo de la franquicia incluyendo al director James Wan y a Vin Diesel, el otro protagonista de la saga, han mostrado su duelo y pesar a través de las redes sociales. 

 

 

"Estoy mucho más allá que con el corazón roto en estos momentos. No puedo procesar nada", escribió en su cuenta de Twitter James Wan. También Dwayne Johnson, escribió en la red de microbbloging: " Toda mi fuerza, amor y fe a la familia Walker durante estos momentos desgarradores. Encontramos nuestra fuerza... en su luz. Te quiero hermano".

 

La familia de Paul Walker, a través de su página oficial de Facebook, emitió un comunicado sobre la muerte del actor. "Con mucho pesar tenemos que confirmar que Paul Walker falleció en un trágico accidente de coche mientras asistía a un evento de caridad para su organización Reach Out Worldwide. Él iba de pasajero en el coche de un amigo, en el cual ambos perdieron la vida".

 

El acto benéfico tenía como finalidad recaudar fondos para las víctimas del tifón en Filipinas y el propio actor había tratado de promocionarlo hace unos días publicando una foto del rodaje de la película con sus compañeros de reparto. En el accidente también perdieron la vida el amigo de Walker y asesor financiero Roger Rodas, según ha indicado la agente de Walker, Ame Van Iden y las primeras indagaciones apuntan a un exceso de velocidad que tendrá que demostrarse a través de la investigación pertinente.

 

Como era de esperar el rodaje de la última cinta de la saga se retrasará: los ejecutivos de Universal, en una reunión express con James Wan, han decidido no cancelar la película que estaba prácticamente rodada en su totalidad a falta de rodar material extra en Abu Dhabi, pero sí detener momentáneamente el rodaje, lo que viene a desajustar el calendario previsto, ya de por sí ajustado. El equipo se ha propuesto el 2-3 de diciembre como fecha límite para tomar una decisión y continuar lo antes posible con la grabación de Fast & Furious 7, una cinta cuya campaña de promoción se antoja bien compleja a la luz de este lamentable acontecimiento.