Las diferencias entre chicos y chicas con los videojuegos

Seguro que más de una vez os habéis preguntado si somos tan diferentes los chicos y las chicas a la hora de ponernos delante de un videojuego. John Elerick ha realizado este corto en el que nos muestra la manera en la que cada uno de los géneros afronta esta situación. ¿Será muy diferente? Hay que decir que para esta dramatización se ha optado por el prototipo de hombre experimentado en el mundo de los videojuegos y por el de la mujer novata, pero el resultado es más que creíble. Si no has pulsado el play, hazlo ya porque en el siguiente párrafo vamos a destripar lo que ocurre en el vídeo.

¿A que os resulta familiar la escena que hemos visto a más de uno y de una? Al final, todos somos iguales y nos ponemos nerviosos si nos atascamos en alguna fase de cierto juego. Es entonces cuando comienzan los insultos a la televisión (pobrecilla, ¿Qué culpa tendrá ella?) y los aspavientos continuos. Y esa sensación de impotencia cuando nos presentamos ante algo desconocido y no paramos de preguntar cómo funciona para después picarnos y llegar hasta el paso anterior seguro que también os es más que familiar.

Está visto que seas chico o chica, lo importante de los videojuegos es divertirse con ellos. Además, en el caso de las parejas ya veis que pueden unir aún más. Así que si tenéis a la vuestra dando siempre la lata con que apaguéis la “maquinita” y le hagáis más caso, pasadle un rato el mando, tal vez descubra una nueva afición y podáis disfrutar de ella juntos. Porque los videojuegos no entienden de sexo y porque cada vez son más chicas las que se unen al mundillo, es por lo que amamos este modo de entretenimiento.