El director de Kingsman 2 habla sobre una polémica escena de sexo

Eggsy, Taron Egerton, Glastonbury

Este fin de semana llegó a los cines Kingsman: El círculo de oro, divertida secuela del filme de 2014 dirigido por Matthew Vaughn y protagonizado por Colin Firth, Samuel L. Jackson y Mark Strong. En esta nueva entrega, el director de Kick-Ass nos presentará a los Statesman, primos norteamericanos de los Kingsman, que enseñarán a los británicos a hacer las cosas con un estilo completamente diferente.

ATENCIÓN ESTA INFORMACIÓN CONTIENE SPOILERS DE KINGSMAN: EL CÍRCULO DE ORO

Pero como ya va siendo habitual últimamente, detrás de cada gran estreno hay detrás una gran polémica. En esta ocasión la culpable ha sido una escena de la película en la que Eggsy (Taron Egerton) tiene que colocar un dispositivo de rastreo en un área muy íntima de la novia de uno de los villanos, Clara (Poppy Delevingne). La escena ha levantado cierta controversia entre parte del público, que la considera demasiado explicita y obscena.

Consigue la edición limitada de Kingsman: servicio secreto a un precio de risa

No obstante, parte del equipo de Kingsman: El círculo de oro no han quedo al margen de esta polémica y han mostrado su opinión en varios medios sobre esta parte del filme conocido, popularmente, como ‘la escena de Glastonbury’.

“Bueno, esa es la belleza del cine, ¿no? Tuvimos que conseguir una lente especial y colocar la cámara en una posición muy cerca de los cuerpos, pero no quería herirlos por error... Era una de esas cosas que podrían haber sido un desastre. En la mente de algunas personas sé que piensan que ya es un desastre porque no les gustó, lo cual está bien y lo respeto, pero a otras personas les encanta”, aseguró Vaughn durante una entrevista para Vulture.

El director de Kingsman: El círculo de oro también fue preguntado por este tema durante un encuentro con los chicos del portal web Uproxx. “Por primera vez quería ver a un espía con un dilema emocional y moral de tener que hacer algo que realmente no quiere hacer. Porque James Bond habría hecho eso, y probablemente habría tenido sexo, se habría fumado un cigarrillo y habría pensado, ¿quién es el siguiente? Eggsy es diferente. Y creo que es muy importante hacer escenas que hacen que la gente se sienta incómoda. Esa escena funciona muy diferente en la gente. Algunas personas se ríen y aplauden. Otras se quedan pensando: "Oh Dios mío". Algunas personas están disgustadas por el momento, pero ninguna no se ha percatado de la escena, y después, hablan sobre ello. Y eso es lo que quiero hacer con las películas. Quiero que la gente lo discuta después. No quiero hacer películas blandas. Creo que hay suficientes películas hechas por comités de Hollywood que te llevan a la muerte. Estoy aquí para despertarte, de una forma u otra."

No te pierdas nuestra crítica de Kingsman: El círculo de oro

Pero este tipo de escenas no es nuevo en la saga Kingsman. En la primera entrega, Eggsy se encuentra con una princesa sueca convertida en rehén por el supervillano de la película, interpretado por Samuel L. Jackson. La princesa ofrece tener sexo con el protagonista si este consigue salvar el mundo.

Lecturas recomendadas