Dragon Age Inquisition sufre un pequeño retraso

Dragon Age Inquisition sufre un pequeño retraso, según informó ayer Bioware: llegará el 21 de noviembre a Europa, un mes y medio más tarde de lo previsto inicialmente.

El retraso de Battlefield Hardline que se anunció ayer a última hora no fue el único del que nos informó Electronic Arts, ya que Dragon Age Inquisition, la apuesta por el rol occidental más esperada del año, también tendrá su dosis de desarrollo extra, aunque a una escala bastante más pequeña.

Dragon Age Inquisition tenía previsto ver la luz en Xbox 360, Xbox One, PlayStation 3, PlayStation 4 y PC el 7 de octubre. Tras cuatro años de desarrollo en los que la gente de Bioware ha puesto toda la carne en el asador, parece que el equipo necesita un poco más de tiempo para pulir errores y finiquitar la puesta a punto, por lo que retrasarlo hasta el 18 de noviembre en Estados Unidos y 21 de noviembre en Europa es una necesidad y no un capricho.

Así lo ha informado Mark Darrah, productor ejecutivo de Dragon Age Inquisition, en la página oficial del mismo. Mirándolo fríamente, un mes y medio tampoco debería suponer un retraso demasiado doloroso para nadie, más teniendo en cuenta que llevamos muchos años esperándolo, por lo que si es para terminar de retocar el juego, bienvenido sea.

Tocará hacer un ejercicio de paciencia repasando los últimos tráilers mostrados, como este de 14 minutos en el que podemos echar un vistazo al sistema de diálogos de Dragon Age Inquisition, además de a un buen puñado de combates mientras se nos presenta a un viejo conocido de la saga, Leliana. 40 "finales" nos esperan en las aventuras del Inquisidor y compañía, en la que las mejores mecánicas de Dragon Age Origins y Dragon Age 2 se darán cita. ¿Valdrá la pena la espera?

Ir a la ficha Escribe tu análisis