E3 2013: desvelado Halo Spartan Assault

La nueva batalla entre los humanos y el Covenant no se librará en nuestras 360 ni en la futura Xbox One, sino en los dispositivos Windows 8: tabletas, teléfonos y PC's. Halo Spartan Assault promete darle un cambio de aires a la saga y servir como complemento a la experiencia de Halo 4. 

Halo Spartan Assault, la nueva entrega de la franquicia mimada de Microsoft, será la más atípica de su historia, con permiso de Halo Wars. Ayer surgía la noticia en la que nos hacíamos eco del registro del dominio Halo Spartan Assault por parte de Microsoft. Y con la noticia, llegaron los rumores, ¿será un juego para Xbox One? ¿será algo relacionado con la serie de televisión de Spielberg? Hoy se ha desvelado el misterio, y la verdad es que ha sido una sorpresa. ¿De qué tipo? Eso ya es otra historia.

Está siendo desarrollado por 343 Industries y Vanguard Games, creadores de un par de juegos descargables: Gatling Gears y Greed Corp. Lo que sabemos hasta ahora es que será un juego de acción con perspectiva isométrica, ambientado entre Halo 3 y Halo 4. La trama nos pondrá en la piel de la comandante Sarah Palmer o del Spartan Davis. ¿Os suenan, verdad? Son parte de la UNSC Infinity, que vimos en las Spartan Ops de Halo 4. De hecho, las 25 misiones que viviremos, estarán basadas en las primeras operaciones de este cuerpo especial.

El control será táctil, aunque también podremos utilizar teclado y ratón en las tabletas y el PC. De momento ya se ha confirmado que toda la experiencia que obtengamos en Spartan Assault irá a parar a nuestra cuenta de Halo 4. Además, incluirá nuevos logros, medallas y desafíos que también se integrarán con la experiencia multijugador de la última entrega en consolas. La cámara isométrica y el aspecto gráfico recordarán, en cierta medida, a la vertiente estratégica de la saga, Halo Wars, aunque aquí la experiencia estará centrada en la acción directa.

Halo Spartan Assault llegará a móviles, tablets y PC's con Windows 8 el próximo mes de julio. Costará 6,99$ en EE.UU. pero todavía no hay precio europeo.