E3 2016 - Muchas demos de Xbox One y PS4 corren a 30 fps

Buena parte de las demos de Xbox One y PS4 que hemos visto en este E3 2016 corrían a 30 fps según Digital Foundry.

El asunto de los fps (los frames o cuadros de imagen que muestra un juego por segundo) no son definitivos a la hora de disfrutar de un buen juego pero sí que nos dan una idea de cómo serán de fluidos. En la presente generación de consolas la batalla la ha ganado PS4 respecto a Xbox One. Muchos juegos multiplataforma han alcanzado los 60 fps en la consola de Sony mientras que en Xbox One rondaban los 30 fps.

Durante el E3 2016 se han mostrado una buena cantidad de juegos de amabas compañías y Digital Foundry, que le van mucho estas cosas, ha analizado el frame rate de muchos de ellos, junto con algunos títulos multiplataforma y la joya de Nintendo en este E3, The Legend of Zelda: Breath of the Wild. El resultado no puede ser más contundente: una inmensa mayoría de las demos del E3 2016 corrieron a 30 fps. En muchos casos podríamos decir que son juegos que están muy verdes o que los desarrolladores han preferido mostrar sus juegos de la forma más estable posible, sin complicarse la vida, al menos de momento. Os dejamos con la lista de las demos analizadas por Digital Foundry:

  • The Legend of Zelda: Breath of the Wild: 30 fps bastante estables con pequeños y cortos bajones a 22 o 24 durante los combates
  • Scalebound: 30 Fps tremendamente estables
  • Days Gone: 30 Fps con algunos pocos bajones hasta los 23
  • God of War: 30 fps bastante estables con bajadas de hasta 22 y subidas hasta 40
  • Final Fantasy XV en Xbox One: 30 fps muy estables
  • Halo Wars 2 Beta: 30 Fps estables con alguna bajada a 22 cuando hay muchos elementos en pantalla
  • Forza Horizon 3: 30 fps muy estables
  • Gears of War 4: 30 fps muy estables
  • Call of Duty Infinite Warfare: fps dinámicos que van de de 40 a 60
  • Resident Evil 7: 60 fps muy estables

Como os decíamos antes, estas cifras no son definitivas porque se trata de demos del E3 2016 y podrían no representan necesariamente el resultado final que mostraran los juegos. Además, también hay que diferenciar el tipo de juego en cada caso ya que no es lo mismo alcanzar los 60 fps en juegos de mundo abierto como Breath of the Wild o Forza Horizon 3, por poner dos ejemplos, que hacerlo en propuestas mucho más lineales como Gears of War 4 o Resident Evil 7. Eso sí, si atendemos a los resultados que las tres consolas han dado en estos últimos tiempos son cifras que para nada parecen descabelladas. ¿Significa esto que las actuales consolas realmente sí que necesitan más potencia para mostrar los ansiados 60 fps? ¿Se acabará la guerra de los frames por segundo con la llegada de Xbox Scorpio y PS4 Neo?