El 'rear' panel de PS Vita no convencía

La verdad es que hay cosas que, hasta que no se ponen a la venta, nunca se sabe si van a funcionar o no, y de todas las especificaciones técnicas que hemos visto de PS Vita, la más novedosa (por que ninguna otra consola o dispositivo móvil lo tiene) con diferencia es la presencia de un rear touch panel, es decir, una superficie táctil trasera.

Esta, llamémosla, superficie permitirá el control de los juegos e, incluso, desarrollos completos basados en su utilización. En el E3 vimos algunas demostraciones y la cosa parecía realmente original, así que ansiosos andamos por ver cómo lo explotan las compañías cuando empiecen a sacar juegos a cascoporro. ¿Pero por qué nos fijamos ahora en ese rear touch panel? Muy sencillo, según Sony, hemos estado a puntito de no verlo instalado en PS Vita.

En el pasado E3, Shuhei Yoshida, jefazo de los Worldwide Studios de SCE, habló del desarrollo de PS Vita. Y es que según sus palabras, el plan de Sony era poner en el mercado una máquina que no costara más de ¥25.000, unos 216€, así que cuando el desarrollo del hardware se inició en la primavera de 2009 tuvieron mucho cuidado de no empezar a poner elementos que, sumados todos, sobrepasaran ese precio estipulado.

El dilema llegó cuando en ese listado de componentes que debían estar dentro de la nueva portátil de Sony, el panel táctil trasero rozaba los límites de lo que permitía el presupuesto y, lo más importante, abrió un debate interno sobre la mejora que suponía a la hora de jugar que ese panel estuviera presente.

¿Cómo se convencieron? Pues instalándolo en un prototipo y probándolo. Quedaron tan convencidos que ajustaron un poquito de aquí y otro poquito de allá hasta que todo lo que había dentro de PS Vita cuadró con el precio máximo que Sony se exigió...

Pinta bien la cosa, ¿no os parece?