El 'WiFi' de Wii U, más del 30% de su coste

Wii U promete la posibilidad de jugar a varios metros de la consola, sin cables. Algo habitual desde hace años, pero la novedad llegará con el nuevo mando y su pantalla, en la que podremos recibir la señal de imagen de la consola.

La tecnología actual, ya sea con soluciones basadas en WiFi estándar, WHDMI u otras, ya permite usar PC y consolas a más de 10 metros de la fuente y transmitir las imágenes en alta definición. Sin embargo, se trata de dispositivos caros y que han de funcionar en condiciones óptimas para aprovecharlas del todo. Un ejemplo son los productos de ASUS, que están a la venta por unos 199$. Aún así, la adopción de este tipo de soluciones promete ser habitual antes de 2013, con un abaratamiento generalizado y su uso en televisores, reproductores multimedia, etc. de forma masiva.

El objetivo de Nintendo parece ser reducir el coste de una tecnología que ofrezca buena calidad de imagen y un tiempo de respuesta suficientemente bajo para jugar con garantías. Un detalle a su favor es la resolución media de la pantalla de 6,2" que incorporará Wii U. Esta quedará por debajo de los estándares FullHD y con ello necesitará tecnología de coste inferior al de otros productos, como reproductores de Blu-Ray u ordenadores.

Producción a gran escala

En el campo de los videojuegos, al producirse muchos millones de unidades, suele ser sencillo abaratar este tipo de productos en pocos meses o años, a diferencia de otros mercados con menor volumen de ventas. Sin embargo, según palabras de Satoru Iwata, presidente de Nintendo, incluir más de un mando con vídeo en la consola supondría un gasto excesivo, incluso para un dispositivo de consumo masivo como esperan que sea Wii U. Por lo tanto, parece claro que sólo se podrá usar un mando especial, aunque sí podremos jugar con varios Wiimotes y Nunchuks, así como WiiFit, etc.

Otro inconveniente al que puede enfrentarse Nintendo son las normativas de los distintos países en que se pretende poner a la venta Wii U. La legislación que regula las comunicaciones inalámbricas depende de muchos aspectos, no sólo técnicos, sino que el espectro disponible depende de las restricciones de los respectivos gobiernos. Así, Nintendo puede verse obligada a disponer de hardware diferente según el país, lo que también incrementaría el coste de la consola. En este sentido, la utilización de estándares aceptados por la industria sería la opción más rápida para conseguir que Wii U llegue cuanto antes a todos los mercados. Otra solución que entra entre las posibles es el lanzamiento de la consola con conexión por cable en algunas zonas, hasta que se regule el uso inalámbrico. Una vez legalizado se podría activar con una sencilla actualización por software.